La solidaridad es un valor clave para lograr una sociedad sana, es vital que esté presente en el proceso de educación de los más pequeños, y si hay un lugar en el que se tiene influencia en la formación de los niños, ese es el colegio.

Es por ello que proyectar acciones solidarias en un contexto en el que los alumnos son los protagonistas es siempre una decisión acertada, y eso es exactamente lo que hacen en el CEIP Torreblanca desde hace un tiempo, y los resultados hablan por sí solos.

De Torreblanca al mundo

Este centro educativo está involucrado en diferentes proyectos solidarios alrededor del mundo, y todos los recursos recaudados son aportados por la comunidad del centro, desde los padres hasta los docentes pasado por los verdaderos protagonistas, los niños.

Para conseguir recaudación se realizan durante el año diferentes acciones en el colegio, entre ellas destaca un mercado navideño en el que los alumnos aportan juguetes que posteriormente son vendidos en un día en el que también hay un hueco para el chocolate caliente, que es aportado por la empresa encargada de coordinar el comedor escolar, y cuya recolecta también se destina al fin solidario.

Relaciones con Perú y Nepal

Quique Tena, el actual director del CEIP Torreblanca, nos ha explicado que: "desde hace un tiempo tenemos tres vertientes solidarias abiertas, dos de ellas se realizan en Perú y una en Nepal".

"En Nepal ayudamos a un orfanato, en él se encargan de dar asilo a niños que se han quedado desamparados y tratan de darles un futuro más esperanzador. Y en Perú tenemos apadrinados a diez niños desde hace más de 15 años, y además realizamos acciones sociales como es el caso de las canastas que han llegado a Huilloc." cuenta el docente.

Las niñas jugando con la donación del CEIP Torreblanca

Quique no pierde la oportunidad de hacer un reconocimiento a Toñi Valbuena, quien fue la directora del CEIP Torreblanca hasta el noviembre del año pasado, cuando se jubiló. "Su labor y la de todo el centro fue clave para dar vida a esta serie de iniciativas, y a día de hoy seguimos con la misma ilusión".

Un nuevo curso con triples e ilusión

Los niños de la comunidad Huilloc tiene ahora la oportunidad de descubrir el baloncesto, un deporte que apenas se practica en Perú.

Esta población está ubicada en el Distrito de Ollantaytambo, y aunque tiene instituciones educativas de inicial, primaria y secundaria, se sufre pobreza en la zonas rurales y les mantiene alejados de cualquier posibilidad de disfrutar de juegos y deportes que les aporten un mayor desarrollo.

Un viaje, un contacto con la realidad

Carlos Albert Valbuena, hijo de Toñi Valbuena, viajó hasta Perú en representación del colegio de Torreblanca. Allí pudo comprobar de primera mano las mejoras derivadas por las aportaciones realizadas desde el centro, y fue durante esta experiencia cuando surgió la idea de realizar una nueva aportación para conseguir que se pudiera instalar una canasta en Huilloc.

Carlos Albert durante su visita a Perú

Reconoce Carlos Albert que: "no fue nada fácil que llegaran las canastas, la logística en Perú, y más concretamente en el Distrito de Ollantaytambo, es un poco complicada para hacer llegar material deportivo relacionado con el baloncesto".

Aunque, tras ver los resultados de la acción, no hay ninguna duda de que el esfuerzo de Carlos, de la ONG Ayuda en Acción y sobretodo de la comunidad del CEIP Torreblanca, mereció la pena.