Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UN ARAGONÉS UNIVERSAL

El legado de Ramón J. Sender no deja de crecer

El 120 aniversario de su nacimiento en 2021 y los 40 años de su muerte en este 2022 han revalorizado aún más su obra y a una figura clave de las letras aragonesas y españolas

Célebre retrato de Carles Fontseré, realizado en la casa de Sender en Los Ángeles, en 1968.

El legado de Ramón J. Sender (Chalamera, 1901-San Diego, 1982) no ha dejado de crecer en estos dos últimos años. El 120 aniversario de su nacimiento en 2021 y los 40 años de su muerte en este 2022 han revalorizado aún más su obra y a una figura clave de las letras aragonesas y españolas. La exposición que le está dedicando estos días el Instituto Cervantes de Madrid (se puede visitar hasta el 16 de octubre) ha puesto el broche de oro a dos años en los que su memoria se ha reivindicado como sin duda se merecía, demostrando que las efemérides también pueden ser de utilidad.

El presidente de la DGA, Javier Lambánha visitado este martes la muestra aprovechando su visita a Madrid para reunirse con el ministro Iceta y ha asegurado que todos los aragoneses deben intentar que la figura de Sender "adquiera la talla y el espacio que merece".

Su legado, sin duda, estuvo sepultado durante años debido a los esfuerzos del franquismo de borrarlo del mapa y su exilio tampoco ayudó a divulgar su obra. "No hay que olvidar que Sender vivió más de la mitad de su vida fuera de España y eso dificultó que se dieran a conocer sus libros", recuerda Luis Gómez Caldú, coordinador del Espacio Sender del Instituto de Estudios Altoaragoneses y gran conocedor del escritor nacido en Chalamera.

La comisaria, Chus Tudelilla, explica la muestra al presidente Lambán. GOBIERNO DE ARAGÓN

En su opinión, y a pesar de que su nombre apenas suele ocupar unas breves líneas en los manuales de literatura, la calidad literaria de Sender está a la altura de coetáneos suyos como Baroja o Cela. "El especialista José-Carlos Mainer lo compara incluso con Cervantes y Galdós", apunta Gómez Caldú, que recuerda que Sender escribió 75 novelas y casi otros 50 libros más de géneros tan diversos como ensayo, poesía o teatro. "Por no hablar de sus más de 2.000 artículos periodísticos en diarios tan relevantes como El Sol o La Libertad".

Sender escribió 75 novelas y casi otros 50 libros más de géneros tan diversos como ensayo, poesía o teatro. "Por no hablar de sus más de 2.000 artículos periodísticos en diarios tan relevantes como El Sol o La Libertad".

decoration

Sin duda, el de Chalamera es el escritor más importante que ha dado Aragón en el siglo XX y algunas de sus novelas se han convertido ya en obras maestras de la literatura ('Crónica del Alba', 'Réquiem por un campesino español', 'El lugar de un hombre'...). «Cuando en 1930 publicó su primera novela ('Imán'), ésta se tradujo inmediatamente a cuatro idiomas y en Alemania se agotaron en un año los 30.000 ejemplares, así que también fue reconocido fuera del país», destaca Gómez Caldú, que recuerda que Sender es el único aragonés propuesto para el Premio Nobel de Literatura.

Un largo exilio 

Los paisajes del tramo bajo del Cinca están muy presentes en su obra y en torno a ellos elaboró un mundo mítico idealizado por su largo exilio. Primero en Francia y luego en Guatemala, México y Estados Unidos, donde ejerció de profesor. Fue a partir de 1975 cuando se empezó a reivindicar su literatura, un proceso en el que Instituto de Estudios Altoaragoneses (IEA) de la Diputación de Huesca ha jugado un papel determinante.

Es el escritor más importante que ha dado Aragón en el siglo XX y algunas de sus novelas se han convertido ya en obras maestras de la literatura. Sender es el único aragonés propuesto para el Premio Nobel de Literatura

decoration

Gracias a las efemérides de estos dos últimos años, su figura aún se ha revalorizado más con conferencias, reediciones de sus libros (a cargo de la editorial Contraseña) y hasta una lectura continuada de 'Réquiem por un campesino español'. Una serie de actividades impulsadas por el IEA, que también remodeló el año pasado su Espacio Sender.

De hecho, ahora se ha convertido en un pequeño museo que consta de dos salas, una dedicada al ámbito personal del escritor, y otra a su faceta literaria y profesional. Fotografías, cartas, cuadros, primeras ediciones de sus obras, objetos personales o la recreación de su mesa de trabajo de San Diego componen el universo de un escritor que se consideró a sí mismo "un campesino aragonés que come pan, bebe vino y dice la verdad".

Lambán observa algunas de las fotografías de la exposición. GOBIERNO DE ARAGON

Ahora, la exposición del Instituto Cervantes, titulada 'Ramón J. Sender. Memoria bisiesta', proyectará aún más su legado a todo el mundo desde Madrid. "Es muy importante que Sender haya regresado a Madrid. Y más que lo haya hecho de la mano del Instituto Cervantes, que tiene los instrumentos y los mecanismos para potenciar su figura", subraya la crítica de arte Chus Tudelilla, comisaria de la exposición junto al profesor de la Universidad de Zaragoza José Domingo Dueñas. 

'Ramón J. Sender. Memoria bisiesta' ahonda en el propósito del Instituto Cervantes de recuperar la memoria de los escritores del exilio republicano. De hecho, cuenta con la participación de la Dirección General de Memoria Democrática (no hay que olvidar que la primera esposa del escritor oscense Amparo Barayón y su hermano Manuel Sender fueron fusilados por el bando sublevado durante la guerra civil).

La nueva exposición, en la que también se muestra la faceta artística de Sender (mucho menos conocida), contribuirá así a seguir reivindicando el legado de un autor fundamental para las letras aragonesas. "La revalorización de su escritura es lenta pero constante", concluye José Domingo Dueñas. 

Compartir el artículo

stats