Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca LaLiga 22-23

Laporta levanta a contrarreloj un súper Barça con suspense

Mientras el Madrid se ha mantenido en un perfil discreto, el conjunto azulgrana ha activado sus 'palancas' para reforzar la plantilla de Xavi Hernández

Joan Laporta junto al delantero Robert Lewandowski. Jordi Cotrina

Empieza la Liga de las palancas con el Madrid de Ancelotti transformando en rutina la conquista de títulos, obligando al Barça de Laporta, Xavi y Lewandowski a ejecutar un plan más cortoplacista que nunca (vender activos, ha recaudado 737 millones en tiempo récord, para sobrevivir, fichar para ganar y ganar urgentemente para recuperar ingresos), mientras el Atlético se fía, de nuevo, al método del eterno Simeone.

Un torneo que recibe, otra vez, al ilusionante y refrescante Girona de Michel y da cobijo una temporada más al Espanyol, que cambió de jefe (Diego Martínez suplió a Vicente Moreno), supeditado todo a la voluntad de Raúl de Tomás, su estrella.

Pero la Liga 22-23 tiene apellido antes incluso de que se ponga en marcha. Es la Liga de las "palancas", término acuñado por Joan Laporta, el presidente del Barça, quien se ha visto obligado a vender todo lo que tenía para inyectar músculo deportivo a un equipo que se había desplomado.

Cuentas aún sin cuadrar para el fair play

Tanto con Messi (no gana una Liga desde hace tres años) como sin él. Es la venta de activos. Primero fueron el 25 %de los derechos de televisión a Sixth Street. En dos fases. Palanca uno (10%, 28 de junio, 207 millones). Palanca dos (15% restante, 22 de julio, no se dio cifra oficial, pero estuvo en torno a los 330).

Pero no fue suficiente para equilibrar las cuentas. Palanca tres (24,5 % de Barça Studios a Socios.com, 1 de agosto, 100 millones). Y palanca cuatro (otro 24,5 % de la división de contenidos audiovisuales al grupo GDA Luma, propietario del Cirque de Soleil, 9 de agosto, otros 100 millones).

Xavi tiene casi todo lo que pedía

Pero ni así se logra inscribir a los cinco fichajes (Christensen, Kessié, Raphinha, Lewandowski y Koundé) ni al renovado Sergi Roberto ni al refichado Dembélé. Las cuentas seguían sin salir porque la palanca Frenkie de Jong, cuya venta al United o Chelsea aliviaría la desbocada masa salarial de la plantilla, aún no se ha activado.

Xavi y su hermano aplauden a Dembélé en el Gamper. Jordi Cotrina

Mientras el Madrid se mantenía en un perfil discreto en el mercado, aunque Tchouaméni, por quien pagó 80 millones, haya sido el fichaje más caro del verano, el Barça aceleraba para darle a Xavi todo lo que pedía. Y, a la espera de que los pueda inscribir, tiene ya el técnico lo que demandaba.

Quizá le falte Azpilicueta, el capitán que no quiso esperar más al club azulgrana y se comprometió con el Chelsea, mientras Xavi espera que Marcos Alonso haga el viaje Londres-Barcelona antes del 31 de agosto para que Jordi Alba no viva tan cómodo como siempre, sin competencia alguna.

Robert Lewandowski celebra su primer gol con el Barça antes de cumplirse 3 minutos del partido ante el Pumas. Jordi Cotrina

Siete fichajes en dos mercados

De enero a agosto, Mateu Alemany, director de fútbol, y Jordi Cruyff, director deportivo, le han dado al técnico siete jugadores (cuatro delanteros, dos centrales y un centrocampista) con un coste de 200 millones de euros.

Lejos, muy lejos, por lo tanto, de aquellos tiempos de despilfarro y vida loca que enarbolaba Josep Maria Bartomeu (2015-2020), capaz como fue de invertir 360 millones en tres jugadores: Dembélé, Coutinho y Griezmann. Solo Ousmane sigue de azulgrana.

Piqué, de prescindible a valioso

Aquel desastre lo sigue pagando aún el Barça, enredado de tal manera que no se ajusta a la fórmula del fair play salarial que fija la Liga ni tan siquiera después de haber recolectado casi 800 millones en apenas 45 días de frenética venta de activos. El mismo presidente cuantificó esa cifra en 868, pese a la diferente interpretación que sostiene la Liga que preside que dirige Javier Tebas.

Piqué saluda a la grada en la presentación. Jordi Cotrina

Ya no le quedan más activos por vender a Laporta, por lo que toca mirar, de nuevo, al bolsillo de los capitanes, cuyos contratos, firmados en la opulenta era Bartomeu, son inasumibles en este momento.

Se da, además, la perversa situación de que Piqué se enfrenta al año en que menos importante parece en el campo (se le ha colocado la etiqueta de quinto central, por detrás de Araujo, Koundé, Christensen y Eric Garcia), pero es el más valioso fuera porque está dispuesto a rebajar, y mucho, su sueldo galáctico para permitir la inscripción de los siete nuevos.

Tocar el bolsillo a las 'vacas sagradas'

Ya lo hizo el verano pasado abriendo la puerta a Memphis y Eric. Busquets, el primer capitán, está en un escenario idéntico porque el club les pide un esfuerzo de rebaja, aunque eso implique renovarle un año más (acaba en el 2023) para así ajustar los pagos. A Jordi Alba, el tercer capitán, más de lo mismo.

Ficha nuevos jugadores el Barça, pero depende, tanto en el campo como fuera, de las vacas sagradas. Vive al día el club. Al más puro corto plazo, obligado como está a huir de esa crisis galopante (1.350 millones de deuda), que confluye, además, con la puesta en marcha, ahora sí, del Espai Barça, por lo que ha tenido que pedir un crédito de 1.500 millones a Goldman Sachs, al margen de los 575 iniciales que también recibió del mismo fondo de inversión estadounidense nada más llegar Laporta al palco para pagar nóminas y poner en marcha la actividad ordinaria del club.

Sin espacio para los jóvenes

A corto plazo también vive Xavi. Más recursos, más presión, menos paciencia. No hay ni espacio para los jóvenes de La Masia. Se busca gente con oficio y experimentada para sortear el abismo, entregados a los goles que debe dar Lewandowski. Solo los elegidos (Ansu, Gavi, Araujo) han sobrevivido junto a Pedri, el faro que debe alumbrar el nuevo Barça.

No hay lugar para Riqui Puig, exiliado en el glamour de Los Ángeles, ni para Nico, que se disponer a vivir el Erasmus futbolístico en Valencia con Gattuso, ni Mingueza, que halló acomodo en el Celta. Y mucho menos para Abde o Collado, mientras Jutglà, por quien el Brujas pagó cinco millones de euros, ha dejado más dinero que todas las demás salidas juntas, excepto las de Coutinho (20 millones) y Trincao (3+7)

Con las palancas, Laporta le da a Xavi los recursos necesarios para acabar con el tranquilo Madrid de Ancelotti, que defiende su corona con los goles de Benzema y las manos de Courtois. Pero ni el presidente ni el técnico tienen ya más tiempo.  

Horarios y TV de la jornada 1 de la Liga 22-23

Viernes 12 agosto

Osasuna-Sevilla

21.00h (Movistar LaLiga)

Sábado 13 de agosto

Celta-Espanyol

17.00 (DAZN)

Valladolid-Villarreal

19.00 (Movistar LaLiga)

Barça-Rayo Vallecano

21.00 (DAZN)

Domingo 14 agosto

Cádiz-Real Sociedad

17.30 (Movistar LaLiga)

Valencia-Girona

19.30h (DAZN)

Almería-Real Madrid

22.00h (Movistar LaLiga)

Lunes 15 agosto

Athletic-Mallorca

17.30 (DAZN-Gol)

Getafe-Atlético Madrid

19.30h (Movistar LaLiga)

Betis-Elche

21.30h (DAZN)

Compartir el artículo

stats