Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Abierto de EEUU de tenis

Nadal, más cerca del número 1 que de ganar el título en Nueva York

La baja obligada de Djokovic deja el camino más abierto al tenista balear y a Medvedev en el torneo del adiós de Serena Williams

Rafa Nadal y Serena Williams, durante un acto en Melbourne. EP

Prohibida la entrada de Novak Djokovic en Estados Unidos al no estar vacunado contra el covid-19, Daniil Medvedev y Rafael Nadal parten como los máximos favoritos al título en el Abierto de Estados Unidos y se jugarán el número 1 mundial.

Tanto Medvedev como Nadal han destacado la baja del serbio, al que ambos, al menos en sus declaraciones, aseguran les habría gustado verle en Nueva York. Sin Djokovic, el camino al título será un poco menos duro, sin un rival que en una temporada atípica por razones extradeportivas, ha visto esfumarse 8.000 puntos al no poder jugar el Open de Australia, Miami, Indian Wells, Canadá, Cincinnati y ahora el Abierto de EEUU, sin contar con los 2.000 puntos por ganar Wimbledon que no los ha podido computar. A pesar de todo el serbio, si pudiese jugar, también estaría en la pelea por volver a una cima en la que ha estado 310 semanas.

Múltiples combinaciones

El tenista ruso se enfrenta al reto de revalidar el título y defender la primera plaza mundial. Una posición de la que podría desbancarle Nadal si, el 11 de septiembre, mordiera su quinto título en Nueva York (campeón en 2019, 2017, 2013 y 2010) y sumar el 23 Grand Slam de su carrera, siempre que Medvedev no fuera el finalista.

Nadal, a 1.255 puntos del ruso, será de nuevo número 1 si gana el título en Nueva York pero también lo conseguiría siendo finalista, si Medvedev no es campeón; o llegando a semifinales, si el resto de aspirantes no son campeones e incluso, sin importar sus resultados, siempre que Medvedev, TsitsipasAlcaraz o Ruud no lleguen a cuartos de final.

En la defensa del título ganado el año pasado ante Djokovic, impidiendo al serbio hacer el Grand Slam, Medvedev afronta un cuadro en el que pueden cruzarse duros rivales como Kyrgios Bautista (posibles octavos), Auger-Aliassime, Carreño, (cuartos), FritzBerrettiniRuud o Tsitsipas (semifinales). No parece preocuparle. «Quiero hacer algo grande otra vez aquí», aseguraba Medvedev este viernes en la rueda de prensa antes de su debut en la central Arthur Ashe este lunes ante el estadounidense Stefan Kozlov (110 mundial).

¿Semifinal española?

Para Nadal el camino a la final parece menos duro en la zona baja del cuadro donde, teóricamente, se cruzaría a Schwartzman (octavos), Norrie o Rublev (cuartos) o HukaczSinner o Alcaraz (semifinales). "Sería increíble jugar unas semifinales con Rafa en Nueva York", ya ha anunciado el joven tenista murciano que el año pasado eliminó a Tsitsipas y llegó a cuartos de final, aunque tuvo que retirarse lesionado. 

Las expectativas de Alcaraz son máximas aunque deberá controlar la presión de ser el tercer favorito del torneo, en una gira previa sin buenos resultados. El argentino Sebastián Baez (37 mundial) le pondrá a prueba en su debut este martes en la central Arthur Ashe (18.00 horas, Eurosport).

 Un partido en 50 días

Siete horas después, Nadal abrirá la jornada nocturna (01.00, Eurosport) ante el desconocido australiano Rinky Hijita (198 mundial) que con 21 años solo ha jugado tres partidos en el circuito ATP. A pesar de la evidente superioridad, Nadal se ha mostrado precavido ante su estreno y sus opciones en el torneo, pendiente también del embarazo de su mujer, Maria Francisca Perelló, ingresada en una clínica en la 31 semana de su gestación.

En 50 días, desde que se retiró de Wimbledon por un desgarro abdominal en los cuartos de final ante Fritz, el tenista balear solo ha jugado el partido que perdió con Coric en Cincinatti. "No es la mejor manera de llegar a un Grand Slam", admitía Nadal, aún pendiente de una lesión "peligrosa" que le obligará jugar con "precaución", especialmente con el saque.  

Serena, la gran atracción

En el torneo femenino la gran atracción será el momento de la retirada de Serena Williams. Campeona en cinco ocasiones en Nueva York, la exnúmero 1 mundial, va a jugar cada partido como el último de una espectacular carrera en la que ha acumulado 23 Grand Slams y durante dos décadas ha sido la dominadora del circuito .

Volver a levantar el título en la central Arthur Ashe en su despedida, a los 40 años, parece una proeza inalcanzable para la campeona estadounidense, aunque nadie se atreve a decir que sea imposible.

El torneo se presenta muy abierto como cada Grand Slam desde que Serena ganó el último en Melbourne (2017). El año pasado dio la sorpresa la británica Emma Raducanu quien apareció de la fase previa para conquistar el título con solo 18 años, aunque desde entonces no ha vuelto a ganar ningún torneo.

Badosa y Muguruza, en horas bajas

La primera favorita al título es la actual número 1 mundial, Iga Swiatek, pero la tenista polaca ha perdido la fuerza que la llevó a la cima encadenando cinco títulos seguidos, el último Roland Garros. 

El abanico de candidatas es grande y entre ellas están Paula Badosa y Garbiñe Muguruza, aunque ninguna de las dos está pasando su mejor momento. Para ambas sería esencial ganar el título para entrar en las Finales de la WTA. De momento Badosa es octava en la clasificación del año y Muguruza, la última campeona en Guadalajara, la 54. No son las mejores referencias.

Compartir el artículo

stats