La amenaza de guerra en Oriente Próximo disparó ayer todas las alarmas en las bolsas europeas. Los principales mercados de valores continentales vivieron una jornada nefasta. El parquet español anotó la mayor caída.

El índice selectivo Ibex 35 sufrió el mayor recorte en un día desde julio al bajar 3,93%, hasta 6.022,4 puntos. El Ibex perdió incluso la cota psicológica de los 6.000 puntos en algunos momentos de la jornada, lastrado principalmente por Telefónica y los grandes bancos. Perdió todo lo ganado en el mes.

Con todos los valores del Ibex en números rojos, la operadora de telefonía cedió el 6,3%, mientras que el BBVA y el SCH perdieron más de un 3%. Las mayores pérdidas del índice correspondieron a la inmobiliaria Vallehermoso, que cerró la jornada con una caída del 13%. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) mantuvo suspendida la cotización de Vallehermoso durante varias horas.

LONDRES, BAJO MÍNIMOS

La jornada estuvo marcada por la incertidumbre derivada de la situación política internacional. Los informes de la ONU sobre Irak acabaron alejando definitivamente a los inversores españoles del mercado de valores, en busca de activos más seguros. Pero las pérdidas fueron la tónica en todos los parquets europeos y serán una constante a lo largo de la semana, según los analistas.

El Dax alemán se dejó cerca de un 3%, mientras que la Bolsa de París perdió el 3,6%. Londres cayó un 3,5%, y el índice principal del mercado británico, el FTSE 100, se encuentra en su nivel más bajo desde octubre de 1995. Las caídas más importantes en Europa correspondieron a las empresas del sector asegurador.

En Italia, tras los funerales de Giovanni Agnelli el pasado fin de semana, el Mib de Milán limitó las pérdidas al 1,7%. Fiat --empresa de la familia Agnelli-- perdió más de un 3%, a la espera del próximo consejo de administración. A media sesión, Wall Street registraba un retroceso del Dow Jones del 1,5%.