Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ley que permite cuidar a los hijos con covid aunque no se tenga permiso laboral

Los sindicatos CSIF y STEPV piden a los trabajadores ampararse en el “deber inexcusable” de las familias de cuidar a sus niños

Niños en cuarentena.

Los sindicatos CSIF y Stepv han coincidido en apuntar esta semana que la ley de Protección Jurídica del Menor (Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero) permite que los progenitores que trabajen puedan cuidar de sus hijos e hijas confinados, aunque no cuenten con un permiso adhoc pues, dos años después del inicio de la pandemia, ni en el marco estatal ni en el autonómico se ha adoptado una decisión en ese sentido.

En concreto, ambos sindicatos hacen referencia al “deber inexcusable” de cuidado que tienen todas las familias para con sus hijos e hijas, según recoge la ley. Este es un argumento que ya ha utilizado un juez en La Rioja donde, tras una denuncia de CSIF, ya ha reconocido recientemente ese derecho a un funcionario al que se lo había negado la administración en la que trabajaba.

Para seguir en la línea de este dictamen judicial -que es ejemplar-, el sindicato ha iniciado una campaña en la que, mediante escritos a los ayuntamientos, pide a los consistorios que “emitan instrucciones urgentes, de carácter excepcional dada esta situación, que incluyan la concesión automática de este permiso para aquellos casos y categorías profesionales de Administración Local que no puedan acogerse al teletrabajo”, para que puedan quedarse en sus domicilios para atender a sus hijos menores a cargo confinados.

CSIF considera que “el supuesto de cuidado del menor por aislamiento preventivo es asimilable al permiso retribuido no recuperable que corresponde al cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público y personal”.

A este respecto recalca que “el deber inexcusable incluye todos aquellos que están vinculados a la vida familiar y laboral. Los deberes derivados de paternidad y filiación constituyen un motivo suficiente para la concesión de este permiso siempre que se limite al tiempo necesario y se justifique documentalmente por el personal”, apuntan.

Permisos también para el profesorado

Por su parte, STEPV ha instado a los centros educativos a conceder permisos al profesorado que tiene que atender sus hijo e hijas por covid. Asegura que, ante la falta de soluciones y la explosión de casos, los docentes se ven obligados a recurrir a días no pensados para estas situaciones, como los 4 días que tiene el profesorado al año para justificar que no acuden al puesto de trabajo por indisposiciones pero, sin baja laboral. Unos días que son insuficientes porque las cuarentenas son más largas, apuntan.

Así, STEPV coincide en que, por encima de todo, está la atención al menor, tal y como establece la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, que en su artículo 2 explicita: que “todo menor tiene derecho a que su interés superior sea valorado y considerado como primordial en todas las accionas y decisiones que le conciernan, tanto en el ámbito público como privado. En la aplicación de la presento ley y demás normas que le afectan, así como las medidas concernientes a los menores que adoptan las instituciones, públicas o privadas, los Tribunales, o los órganos legislativos primará el interés superior de los mismos sobre cualquier otro interés legítimo que pudiera concurrir».

Por lo tanto, este sindicato también interpreta que, si no se dispone de ningún medio alternativo, el trabajador o trabajadora tiene todo el derecho a acogerse al permiso para hacer efectivo ese “deber inexcusable” que, en el ámbito autonómico está regulado en el decreto Decreto 7/2008, de 25 de enero, del Consell, por el cual se regulan los permisos y licencias del personal docente no universitario, (Artículo 15, por obligaciones que generan una responsabilidad de orden civil, social o administrativa), todavía en vigor, para atenderlo mientras dura la situación de confinamiento. De lo contrario, la familia está incumpliendo el deber de velar por la atención al menor.

Estas reacciones, junto a la del conseller Vicent Marzà, que ha solicitado al Gobierno la creación de permisos retribuidos para cuidar a los niños y niñas covid, llegan después de que la Confederación de Ampa Gonzalo Anaya pidiera un "rescate" para las familias, después de dos años, y medidas para poder conciliar.

Como publicó este periódico, la semana se inició con casi 50.000 escolares confinados y más de 900 aulas en cuarentena, sin actividad presencial, según el último balance oficial que la Conselleria de Educación actualizará el lunes.

Compartir el artículo

stats