Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trasvases

El Ministerio para la Transición Ecológica aparca la cesión de agua del Júcar para Almería

La Acequia Real pretendía pagar las obras de modernización con la compensación económica y ahora exige a la Generalitat valenciana que cumpla con lo firmado en el convenio de Alarcón

Azud de la Acequia Real del Júcar. PERALES IBORRA

La Acequia Real Júcar ha renunciado, tras intervención del Ministerio para la Transición Ecológica, a la opción de ceder 10 hm3 de agua al año de la Acequia Real del Júcar para los cultivos de Almería durante los próximos cinco años. La comunidad de regantes señaló ayer que el Ministerio de Teresa Ribera estudiará ahora otras posibilidades para dar respuesta a la situación del campo andaluz. Como ya informó Diario Información, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico, se trataba de una alternativa temporal, de un año ampliable a cinco en total, que en todo caso debía aprobar la Junta General de la ARJ este jueves. La compensación hubiera supuesto unos tres millones al año, con lo que se pretendía hacer frente a las obras de modernización del regadío que la administración debería haber ejecutado hace más de tres lustros.

La noticia provocó el rechazo en tromba de la Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó, que denunció el agravio que suponía para su trasvase, "bombardeado una y otra vez desde Valencia". Al Consell tampoco le hizo gracia la actuación ya el pasado viernes se negociaba parar el envío de agua que ahora no ha autorizado el Ministerio.

La Acequia Real del Júcar, integrada por más de 25.000 familias, mostraba este lunes en un comunicado su "sorpresa y malestar ante la situación generada por la posible cesión". Recordaba en su escrito que fue el Miteco quien el pasado mes de abril realizó la petición de enviar esos 10 hm3 al año a los regantes de Almanzora "ante la situación que atraviesan por no tener agua para regar". "La Comunidad Valenciana apela a la solidaridad de otras regiones en el tema del agua, por ello, la Acequia Real de Júcar comenzó a analizar esta posibilidad con el Ministerio", inciden. Los responsables de la ARJ denuncian que «nos hemos visto afectados por una descoordinación inaceptable entre las administraciones públicas nacionales y regionales".

Cierre de acuíferos

Por otro lado, la consellera de Transición Ecológica y Agricultura, Mireia Mollà, exigió ayer a la Confederación Hidrográfica del Júcar que aplace al menos seis meses la decisión de reducir un 90% la extracción de agua subterránea de los acuíferos del Vinalopó, hasta que se disponga de agua suficiente para cambiarla por agua del trasvase del Júcar. La reunión para consumar este hecho está convocada este miércoles. Mollà se pronunciaba así durante una visita institucional al puerto de Alicante para ver la evolución de los trabajos para poner en marcha a terminal cerrada para el tratamiento de graneles. Mollà se ha dirigido al Gobierno "para que aplace la decisión", lamentando que "en los últimos tiempos estamos teniendo muchas desavenencias con el Gobierno en torno a la gestión del agua", en alusión al Tajo-Segura.

La propia Ley de Aguas fija que no se pueden cerrar los acuíferos del Vinalopó si no existe una alternativa para sustituir el caudal que se dejará de extraer con agua de un trasvase del Júcar, algo que, sin embargo, prevé aprobar la Confederación Hidrográfica del Júcar este miércoles. La Junta Central de Usuarios del Júcar-Vinalopó ha advertido públicamente y en privado al propio presidente de que si la Confederación mantiene su decisión y aprueba el miércoles la prohibición de extraer aguas habrá demandas generalizadas, porque muchos agricultores se quedarán sin acceso al agua, al no haber, aún, alternativa porque el trasvase del Júcar solo va a estar operativo seis meses. Los usuarios reclaman una prórroga hasta 2023 antes de que tome una decisión que, según, advierten puede dejarles sin recursos. Un informe jurídico de la Junta Central de Usuarios del Júcar-Vinalopó incide en que las reducciones en la captación de agua subterránea en los acuíferos que se van a proteger deben ir vinculadas directamente a la recepción de los recursos procedentes del trasvase Júcar-Vinalopó. El Art. 56 2. b) del Texto Refundido de la Ley de Aguas establece que los programas preverán "la aportación de recursos externos a la masa de agua subterránea, en este caso incluirá los criterios para la explotación conjunta de los recursos existentes en la masa y de los externos". Según los regantes, no se cumple dicha previsión legal y piden un aplazamiento inmediato de la decisión de cerrar los acuíferos para riego.

Los 18,8 hm³ del Júcar comienzan a llegar a la provincia esta semana

El caudal tendrá un precio de 0,295 euros el metro cúbico y el envío durará hasta diciembre

La Confederación Hidrográfica del Júcar autorizó ayer el trasvase de 18,8 hm3 a través de Júcar-Vinalopó, siendo sus beneficiarios los usuarios integrados en la Junta Central de Regantes del Vinalopó-Alacantí y Consorcio de la Marina Baja. Esta autorización supone la confirmación de la puesta en marcha del trasvase Júcar-Vinalopó iniciada el año pasado y supondrá un primer paso para la recuperación de los acuíferos sobreexplotados, así como el aseguramiento de un precio asequible para dichos usuarios finales del sector primario. Las comarcas del Alto y Medio Vinalopó, que forman parte del sistema de explotación Vinalopó-Alacantí, vienen sufriendo, en cuanto a las masas de agua se refiere, afecciones medioambientales importantes desde los años 50 del siglo XX El agua comienza a llegar esta semana a un precio de 0,295 euros el metro cúbico. Desde 2012, la Confederación del Júcar asegura haber trasvasado 36,9 hm3. Caudal al que sumarán los 18,5 hm3 autorizados este lunes y que está previsto que empiecen a llegar a Aspe este viernes y durante los próximos seis meses, hasta el mes de diciembre.


Compartir el artículo

stats