50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista al secretario de Estado de Economía

García Andrés: "Los clientes querrán que sus bancos se adhieran al plan de las hipotecas"

El número dos de Nadia Calviño confía en que Unidas Podemos apoye las medidas negociadas con la banca y que estas obtengan un "amplio apoyo" en el Parlamento

El secretario de Estado de Economía, Gonzalo García Andrés, este martes en la sede del Ministerio de Economía. Xavier Amado

Gonzalo García Andrés, secretario de Estado de Economía, ha dirigido las negociaciones con la banca para pactar el plan de ayuda a los hipotecados en problemas por la escalada del euribor que el Consejo de Ministros ha aprobado este martes.

El anuncio del plan llegó in extremis, a última hora del lunes.

El acuerdo es difícil en una cuestión como esta. Desde el Gobierno queríamos utilizar al máximo las posibilidades que nos da el instrumento del código de buenas prácticas y el propio funcionamiento del mercado hipotecario para asegurarnos de que estas medidas de alivio lleguen a la gente que las va a necesitar durante este tiempo. Para nosotros era muy importante elevar el umbral de renta y que pudiera llegar a la clase media. Es un tema complicado, porque los cambios en las condiciones de los préstamos tienen incidencia en las provisiones y requerimientos de capital de los bancos. Había que evitar que, queriendo hacer una medida que favorezca a las familias, tuviera efectos no deseados.

¿Está satisfecho con la actitud de la banca?

Ha sido un proceso largo, pero la posición de las asociaciones bancarias ha sido constructiva, también la del Banco de España. Por supuesto, con la banca defendiendo sus intereses y el Gobierno tratando de llegar a un resultado como el que hemos obtenido. Ha merecido la pena.

Al código de 2012 están adheridas 87 entidades voluntariamente. ¿Esperan ahora un grado similar?

Las medidas son razonables y adecuadas. Además, los clientes querrán que sus entidades puedan ofrecerles estas condiciones y, por tanto, esperamos que haya una adhesión muy alta y generalizada al plan.

El Banco de España advirtió del posible efecto de las medidas en el flujo y precio del nuevo crédito.

Las medidas van a hacer menos costoso en términos de negociación el adaptar las condiciones de los préstamos hipotecarios a esta situación de tipos de interés, por lo que no pensamos que vaya a afectar a la oferta de nuevo crédito. Asimismo, en España el grado de competencia compara muy bien con otros mercados y lo hemos reforzado, además de que el nuevo código para clases medias no aplicará a operaciones nuevas.

También los bancos expresaron reservas.

Las medidas van a reforzar la solidez del mercado hipotecario. Damos una respuesta estructurada y coordinada, basada en las mejores prácticas bancarias, que evitará los problemas que vimos de manera muy cruda durante la crisis financiera. Cuando hay problemas de pago y no se le da un tratamiento adecuado y anticipado, genera costes sociales, como con las ejecuciones hipotecarias, pero también costes económicos y financieros. Las entidades, tras aquella experiencia tan dura, creo que también lo entienden.

¿Qué provisiones adicionales se van a ver obligadas a hacer?

Se ha hecho una horquilla de estimaciones. Pero lo que aumenta las provisiones y afecta al capital no son las medidas en sí, sino los efectos de la subida de tipos.

Miembros del socio minoritario del Gobierno han criticado el plan.

Las medidas son muy potentes. Aprovechan al máximo el marco de nuestro mercado hipotecario para aliviar de manera efectiva las situaciones de sobreendeudamiento y dificultades de pago y al tiempo preservar el funcionamiento de dicho mercado: el valor de la garantía, la cultura de pago. En el debate en el Parlamento sobre las medidas, cuando se conozcan en profundidad -y vamos a hacer un esfuerzo para explicarlas-, creo que al final acabarán entendiendo que son las que necesitamos.

¿Para convalidar el Real Decreto, no teme necesitar a partidos a la derecha del Gobierno? 

Veo difíciles los argumentos para oponerse a estas medidas. Esperamos que tengan un apoyo amplio en el Parlamento.

¿Cuándo esperan que se produzca la mayor concentración de reestructuraciones y novaciones?

El plan entrará en vigor el 1 de enero y sería razonable que se concentraran en los tres primeros trimestres del año. Pero aunque el código para clases medidas sea temporal, hay tiempo suficiente para que las familias lo pidan y por tanto será un flujo constante.

¿Cabría la posibilidad de alargar dicho código más allá de dos años?

El código nuevo responde al alza de los tipos de interés que, si miramos en términos históricos, es muy raro que suban tanto en tan poco tiempo. Ninguna previsión en este momento apunta a que se pueda producir una nueva subida del euribor del mismo importe. Si en esos dos años fueran más intensas las subidas de los tipos, que no es probable, el paquete que hemos aprobado sería eficaz. 

El Código de Buenas Prácticas de 2012 benefició a 62.500 hipotecados hasta 2021, pero para el nuevo plan calculan un millón de potenciales beneficiarios.

A través de la encuesta financiera de las familias del Banco de España, hemos llegado a esa cifra del millón de hogares que pueden acogerse a las medidas. La relación entre los que se pueden acoger y los que efectivamente se terminen acogiendo ha sido una variable importante en la negociación y el análisis. La aplicación efectiva del código de 2012 es relativamente baja. Pero, por prudencia, hemos tomado en cuenta la posibilidad de que ahora pueda ser un poco más alta y hemos trabajado con diferentes escenarios.

¿Qué cifras de beneficiados finales manejan?

Es muy difícil llegar a una cifra concreta. Lo importante es ver el universo de hogares que están cubiertos, que se pueden potencialmente acoger, y también tener en cuenta el efecto de las medidas, que darán un alivio eficaz y están adaptadas a las circunstancias de cada tipo de hogar. 

¿Las medidas van a suponer un alivio de las cuotas de las clases medias a corto plazo, pero un aumento de la carga de intereses a la larga?

El deudor va a tener la opción de mantener la cuota durante 12 meses. Para que una vez pasado ese plazo la subida de la cuota pueda suavizarse, podrá alargar el plazo hasta siete años. El tipo de interés que se va a aplicar a la parte del principal que no se amortiza durante el mantenimiento de la cuota va a ser inferior al tipo de mercado que correspondería con la revisión durante ese periodo. Lo importante es que las medidas no supongan un aumento de la carga financiera respecto a la que tenía pactada cada prestatario y el alargamiento del plazo va a ser una opción. Por supuesto, siempre que te dejan dinero durante más tiempo, pagas intereses durante más tiempo, eso es una lógica financiera y una buena práctica fundamental. Lo importante es que vamos a ofrecer esa posibilidad a la que gente que lo necesite y, en función de cuáles sean sus condiciones de renta y sus preferencias, decidirá pagar más durante este periodo o alargar el plazo para suavizar claramente los pagos.

Compartir el artículo

stats