El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha sostenido este martes que serían cerca de 10.000 personas las que habrían entrado de forma irregular a Ceuta y ha pedido al ejército una "respuesta de fuerza" para evitar que en la ciudad autónoma de Melilla ocurra "lo mismo" en las próximas horas.

En una entrevista en esRadio, recogida por Europa Press, Abascal ha asegurado que, "a pesar de los datos oficiales" de la Delegación del Gobierno, "fuentes de la Policía" habrían ofrecido una cifra mayor a la facilitada este mismo martes por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que ha elevado a 6.000 los migrantes llegados a Ceuta.

"Hoy siguen entrando y se agolpan alrededor de la frontera, donde hay muchos más miles. Están preocupados por la situación en Melilla donde hay información de que pueda ocurrir lo mismo en breve. La situación es realmente trágica", ha señalado Abascal, que ha asegurado que se encuentra en contacto con "compañeros y gente que no puede salir de su casa".

El líder de Vox ha denunciado que los migrantes que han accedido a Ceuta son "soldados que obedecen a un Gobierno que quiere presionar a España" y ha dejado claro que la única garantía para que "no pueda entrar más" gente es que el Ejército ofrezca una "respuesta de fuerza".

En este contexto, Abascal ha denunciado que España "no es respetada en África y en Europa". "Hemos visto cómo nos han tratado los socios europeos cuando se ha fugado Puigdemont y en estos momentos dicen que Marruecos actúa en represalia por acoger a un individuo en un hospital español", ha señalado, en alusión a la presencia del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en España.

España ha rendido la frontera

Así, el líder de Vox ha sostenido que lo "verdaderamente grave" es que España haya acusado su "debilidad histórica" habiendo "rendido la frontera sur en Ceuta, Melilla, las costas andaluzas y del levante". "Hemos lanzado un mensaje de que todo el que llega acaba siendo regularizado", ha lamentado.

Preguntado sobre la decisión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de cancelar su viaje a Paris para centrarse en la situación en Ceuta, Abascal ha asegurado que le "parece muy bien", pero que le parecería "mejor" que ordenase al Ejército que defendiese la "frontera como sea para que no entre ninguna persona más".

"Es necesario que el Gobierno diga que va a expulsar a todos los que han entrado ilegalmente y que han entrado ilegalmente antes y que el Gobierno esté dispuesto a cambiar su mensaje en política de inmigración. Que termine el efecto llamada que empezó con el barco con ayudas sociales, con regularizaciones y que dejen de insultar a la mayoría de los españoles que no son xenófobos por querer una inmigración ordenada", ha zanjado.

Abascal se ha referido de esta forma a la situación en Ceuta, que ha amanecido este martes con miles de ciudadanos marroquíes deambulando por las calles de la ciudad, sobre todo por las barriadas de la periferia, tras otra noche de entradas continuas a través del espigón marítimo fronterizo del Tarajal.

Todo ello, a pesar de la activación del Ejército y el anunciado refuerzo con 200 efectivos extra de las dotaciones de la Guardia Civil (50) y la Policía Nacional (150) en la ciudad, que ha visto desbordada su capacidad de acogida tras la llegada de al menos 6.000 personas del país vecino, según estiman fuentes policiales.

Casado exige la devolución inmediata

El presidente del PP, Pablo Casado, ha exigido este martes que el Gobierno efectúe la "devolución inmediata" de los migrantes que han entrado "de manera irregular en España a través de Ceuta" y ha mantenido una reunión telemática con el presidente ceutí, Juan Jesús Vivas.

Además, el líder de la oposición ha telefoneado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y está a la espera de que el jefe del Ejecutivo le devuelva la llamada, en la que Casado reclamará también que se "garantice la integridad de la frontera española", tras la entrada, sin precedentes, de más de 6.000 personas de forma irregular. Según ha informado el PP, Casado respalda asimismo la petición del presidente de la ciudad autónoma de Ceuta para resolver la crisis diplomática con Marruecos y aumentar el número de efectivos del Ejército, la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Casado exige a Sánchez que actúe en Ceuta para "preservar la frontera y la soberanía nacional" Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EP

España ha devuelto ya a Marruecos a 1.500 de los 6.000 inmigrantes que han entrado de forma ilegal en Ceuta en las últimas horas, según ha informado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y se continuará con las devoluciones. A lo largo de 2021 se han registrado entradas a nado desde Marruecos, la más reciente el pasado 27 de abril, aunque desde hacía 15 años no se producía una llegada masiva como la de ese lunes en una sola jornada y ante la falta de vigilancia costera por parte de las autoridades marroquíes, según pudo constatar Efe.

Por su parte, el alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha pedido al Gobierno "una política seria y confiable en materia de inmigración" y que dé "la seguridad y la certidumbre" necesarias a las autoridades de Ceuta tras la oleada de inmigrantes procedentes de territorio marroquí.

Así lo ha manifestado después de que en la jornada de este lunes unas 5.000 personas migrantes -unos 1.500 de ellas menores de edad- accediesen a territorio español a través de la frontera del Tarajal que separa la ciudad autónoma de Ceuta de Marruecos. "Desconozco si es un castigo pero, desde luego, el Gobierno de Sánchez ha tenido una trayectoria errática en una política de Estado como la política de inmigración", ha añadido Almeida, quien ha criticado al presidente por "decir una cosa en la oposición y hacer la contraria en el Gobierno".