Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presupuestos Generales del Estado

El Gobierno promete invertir 844,61 millones en instalaciones ferroviarias catalanas para seducir a ERC

El Ejecutivo y los republicanos ven la cifra como un punto de partida de la negociación

Pasajeros y un informador de Rodalies junto a un tren, en la estación de Sants.

Consciente de que las próximas semanas serán cruciales para la suerte de los Presupuestos del Estado de 2022, el Gobierno exhibió este jueves los elementos de las cuentas que cree que pueden servirle para lograr los votos que le faltan para sacarlas adelante en el Congreso. Y, como cree, que uno de los principales atractivos para convencer a ERC de su apoyo es la inversión en Rodalies, presumió de ella a través de la delegada del Ejecutivo en Cataluña, Teresa Cunillera. En total, el Gobierno promete 844,61 millones de euros en un año para la red de trenes de corta distancia. Los republicanos ven el anuncio como el saque inicial de la negociación.

Fuentes del Ministerio de Transportes aclararon que esos casi 850 millones que el Estado se compromete a invertir en Rodalies salen de tres partidas diferentes. La primera, de 679,11 millones, para las infraestructuras de Adif; la segunda, de 164,2 millones, para material de Renfe, que explota el servicio; y la tercera, de 1,3 millones para planificación ferroviaria. En cualquier caso, y como pasa con ERC, el Gobierno tampoco da esa cifra por definitiva.

"En Rodalies están negociando el Gobierno y la Generalitat", confirmó Cunillera, que pidió calma para que esas conversaciones sigan su curso. Pero la delegada del Gobierno añadió dos importantes matices: el primero, que "si la inversión no es suficiente" el Gobierno "está dispuesto a hablar". El segundo, que la Generalitat "tiene una deuda con Renfe" que no puede eludir, derivada del traspaso de hace más de una década, que según ella asciende a 80 millones de euros.

Pero la inversión en Rodalies no fue el único elemento de las cuentas que Cunillera subrayó para seducir a ERC y al resto de partidos independentistas. La delegada en Cataluña ha defendido también los Presupuestos de las críticas que llegan desde quienes aseguran que no cumplen con la inversión prevista en la disposición adicional tercera del Estatut. Cunillera ha explicado que si se suman los 2.230,7 millones de inversiones directas para 2022 en la comunidad (un 17,2% del gasto territorializado) y los 236,8 millones de transferencias de capital extraordinarias se llega a esa cifra.

Las décimas pendientes

Según ella, el Gobierno tiene un "compromiso firme" con cumplir con lo que establece el Estatut, y está convencida de que "si falta alguna décima", se arreglará durante el trámite parlamentario de las cuentas.

En ERC miden los tiempos. Afirman que no se dejan deslumbrar por las grandes promesas económicas y recuerdan los pasos de la doble mesa de diálogo que une a socialistas y republicanos. Si hay propuesta política en la mesa de negociación y hay buena propuesta presupuestaria, habrá cuentas. 

Recuerdan que del traspaso de los servicios de Rodalies, del 2010, el Gobierno, por aquel entonces presidido José Luís Rodríguez Zapatero, dejó a deber unos 1.000 millones, que deberían de haber acompañado a la cesión. “Hay cierto trilerismo”, apunta una fuente republicana, pero sin más resquemor por cuanto entiende que se está al inicio de la negociación. Lo dijo el líder de Esquerra en Madrid, Gabriel Rufián: los republicanos “se mantienen en el ‘no’”.

Si a eso se le suman todas las inversiones anunciadas y nunca ejecutadas, los republicanos consideran que en materia ferroviaria queda un largo trecho por recorrer en la negociación. Y subrayan el sempiterno diferencial entre lo presupuestado y lo ejecutado en Cataluña. El tope es el traspaso total de Rodalies y un plan plurianual de inversiones. Lógicamente lo ven, todo, difícil.

Eso por lo que respecta a las inversiones. Los republicanos no le pierden el ojo, ni mucho menos, a otros asuntos, como la ley del audiovisual. En los últimos días han pedido a la contraparte que se aceleren los trabajos.

El bono del alquiler, en enero

En cuanto a otras medidas incluidas en los Presupuestos, el Gobierno detalló este jueves que prevé que los jóvenes que cumplan los requisitos para acceder al bono de 250 euros mensuales por vivir de alquiler puedan recibir esta ayuda a partir del 1 de enero de 2022.

Lo anunció la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, que explicó que, al estar esta partida de 200 millones de euros incluida en las cuentas de 2022, lo esperable es que entre en vigor una vez comience el año.

Sánchez también ha aclarado que el bono se aplicará a cada joven y no a cada vivienda. Es decir, que cada uno de los inquilinos podrá solicitar esta ayuda siempre y cuando tenga entre 18 y 35 años y un contrato de trabajo que no le genere más de 23.725 euros anuales.

Compartir el artículo

stats