Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a la ministra de Hacienda y Función Pública

Montero: "La actitud de Unidas Podemos no contribuye a la imagen de estabilidad del Gobierno"

Se reserva el porcentaje de protección del catalán en la nueva ley audiovisual, porque se entrará ahora al detalle, pero sí confirma que la norma se pactará con ERC

María Jesús Montero, ministra de Hacienda y Función Pública, durante la entrevista con EL PERIÓDICO, el pasado 28 de octubre de 2021, en la sede de su departamento, en Madrid.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda y Función Pública, durante la entrevista con EL PERIÓDICO, el pasado 28 de octubre de 2021, en la sede de su departamento, en Madrid. José Luis Roca

El encauzamiento de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 se ha solapado con la mayor crisis del Gobierno de coalición. Las fisuras se han intentado cerrar por ahora, pero las heridas se perciben. Y María Jesús Montero (Sevilla, 1966), en esta entrevista con EL PERIÓDICO, diario que pertenece a este grupo, Prensa Ibérica, recalca que le "molesta" que los socios trasladen a los medios diferencias que serían más fácilmente reconducibles en el interior del Ejecutivo, y eso "no contribuye" a la imagen de estabilidad que persigue. No entra a los detalles de la reforma laboral, porque es ahora cuando toca hilar fino, en la fase final del diálogo social.

-Los PGE de 2022 ya están salvados. ¿Blindan al Gobierno hasta 2023? Aunque el Gobierno apunte que no serán los últimos de la legislatura, ¿asumen que será mucho más complicado pactar los de 2023, por la cercanía de las municipales y autonómicas de mayo del año siguiente y porque incorporarán ajustes?

-Los PGE de 2022 son los mejores Presupuestos de Pedro Sánchez, pero no serán los últimos. Y sobre si será más fácil o difícil pactar los de 2023, quiero decirle que todos los pactos presupuestarios tienen su complejidad y lo sé por experiencia. Confío en la responsabilidad y altura de miras de todas las formaciones políticas porque creo que aprobar unas cuentas cada año debe formar parte de la normalidad política y económica de un país, con independencia de los calendarios electorales. En cuanto a la consolidación fiscal, me gustaría recordar que los PGE de 2022 mantienen el nivel del techo de gasto del año anterior y contribuirán a que el déficit del conjunto de España baje al 5% en 2022, lo que implica que se habrá reducido a la mitad en solo dos años. Porque lo que se ha suspendido son las reglas fiscales, no la responsabilidad fiscal del Gobierno.

-Dado que han pactado una cuota de protección a las lenguas cooficiales con ERC, ¿un porcentaje del 7,5% es un buen punto de partida para negociar? ¿Es asumible por el Gobierno?

-Lo que refleja el pacto es que compartimos el objetivo común de promover, defender y proteger el catalán, que es una riqueza y un patrimonio cultural de España. Sobre esta base habrá que negociar y entrar en el detalle. Nuestro compromiso es que la futura ley audiovisual se pactará con ERC.

Entrevista a María Jesús Montero, ministra de Hacienda y Función Pública Vídeo y Foto: José Luis Roca

-Arnaldo Otegi habló de "presos por Presupuestos". ¿Han entrado los presos de ETA en la negociación con Bildu, como denuncia también la derecha?

-La propia afirmación que hizo Otegi era evidentemente falsa. Nosotros, con Bildu jamás, nunca, hemos hablado ni de acercamiento de presos. Evidentemente se cumple la ley, no se pacta el incumplimiento de la ley. Eso no lo hace ningún Gobierno democrático.

No se han agotado las capacidades de coordinación interna y eso es lo que me preocupa, que se dé una sensación que no es justa

decoration

-¿Comparte que Unidas Podemos hace demasiado “ruido”, como dijo la número dos de su partido, Adriana Lastra, que quiere actuar demasiado de solista, como afirmó la portavoz, Isabel Rodríguez? ¿Tensiona en exceso? 

-Hay muchos de los elementos que se pueden vivir como tensión cuando se expresan públicamente que se arreglarían de una forma mucho más ordenada en discusiones internas.  

-¿Abusa UP de esta estrategia?

-No calificaría de abuso. A veces se recurre a hacer públicas determinadas diferencias o discrepancias que adquieren mucho mayor tamaño cuando se expresan fuera, y que podrían ser subsanables mucho más rápidamente en el debate interno. Y creo que eso tiene que ser el rodaje de un Gobierno de coalición que se tiene que acostumbrar a resolver las cuestiones dentro del Gobierno.  

-¿Está el PSOE cada vez más harto de la actitud de Podemos?

-Yo creo que no contribuye a la estabilidad del Gobierno y eso es lo que yo diría que me molesta. El problema no es que un problema real, importante, que pueda poner en riesgo la coalición, se conozca. Eso es lógico que ocurra. El problema es cuando algo que puede ser evitable se expresa en unos términos que adquiere una mayor dimensión, con un tuit o trasladándolo en una entrevista, cuando hubiera sido mucho más sencillo con una llamada.

-Dice que no contribuye a la estabilidad del Gobierno. ¿Puede acabar la vida de este Ejecutivo antes de 2023?

-No, que no contribuye a la imagen de estabilidad que da el Gobierno. No me preocupa que el socio traslade un problema respecto a una materia. A mí lo que me preocupa y me molesta es que inmediatamente eso es utilizado por la oposición para trasladar inestabilidad al Gobierno, que no es cierta. Cuando hay problemas, prefiero que primero se discutan y se arreglen lo antes posible al interior del propio Gobierno. Porque ustedes pueden tener la sensación falsa de que, agotadas todas las capacidades de coordinación interna, se recurre a expresarlo fuera. Y eso no es verdad. Es que no se han agotado las capacidades de coordinación interna y eso es lo que me preocupa, que dé una sensación que no es justa.

-¿Por qué quieren entrar ahora en la negociación de la reforma laboral, cuando Trabajo lo discutía con los agentes sociales desde marzo?

Estamos ya adentrándonos en la parte final de la negociación. Tenemos por delante dos meses para culminar el acuerdo y la negociación, puesto que nos hemos comprometido con Bruselas a que la reforma laboral esté a 31 de diciembre. No significa que no se reconozca el trabajo previamente realizado, sino que es el momento, ahora se entra en la parte más política de la reforma laboral. Es bueno, en una dinámica de negociación como en la del diálogo social, que es interactivo, que estén presentes ministerios directamente involucrados en la reforma laboral. Si a un Ministerio de Economía no le compete la reforma laboral, ¿a qué se dedica?

Me gusta hablar de superación de la reforma laboral del PP. Los que intentan meternos en un debate nominalista no van a la sustancia

decoration

-¿Temían que esta reforma saliera sin el apoyo de la patronal si ustedes no estaban?

-Lo que se produjo es una situación bastante frecuente dentro de este Gobierno de coalición. Ellos muchas veces han exigido estar presentes en negociaciones que nada tenían que ver con las competencias de su ministerio. Vivienda es un elemento clarísimo. Sin embargo, nosotros hemos sido conscientes de que en un Gobierno de coalición las materias que para el otro socio son prioritarias hay que acordar con ellos. 

-Evidentemente, hay discrepancias de contenidos. No todos ustedes en el PSOE hablan de derogación de la reforma laboral. 

Podemos no puede afirmar eso, porque el Gobierno no ha entrado en la discusión sobre los contenidos que no sean estrictamente los que se negociaron con motivo del acuerdo de investidura... 

-… Y del componente 23 enviado a Bruselas

-Se hablaron y se negociaron muchos temas y se llegó a un acuerdo. No ha habido ningún problema. No hemos logrado todavía sentarnos para profundizar en los contenidos. Entonces no tiene ninguna lógica que se diga que hay una discrepancia en los contenidos.

Con Bildu jamás, nunca, hemos hablado ni de acercamiento de presos. No se pacta el incumplimiento de la ley

decoration

-¿Debe ser posible que un convenio colectivo de empresa tenga condiciones salariales por debajo de las de un convenio sectorial?

-No creo que el Ministerio de Hacienda deba responder a eso. Creo que tiene que ser fruto de la conversación y del diálogo que se produzca en el marco de ese encuentro. Y nosotros no vamos a trasladar ninguna posición predeterminada sobre cuestiones que no sean estrictamente las que están en nuestro marco de acuerdo de investidura con Unidas Podemos. Pero todo eso tiene muchos matices. Sobre los grandes titulares, todos podemos estar de acuerdo, pero a la hora de plasmarlo en el nuevo Estatuto de los Trabajadores, que es en definitiva de lo que se trata, de superar la reforma laboral del Partido Popular, de plasmar unas nuevas condiciones laborales...

-... De derogar la reforma laboral.

-Bueno, se puede decir de muchas maneras, cada uno la dice de la forma con la que se siente más cómodo. A mí me gusta hablar de superación de lo que el PP propuso, que condujo a la precariedad. Pero es que creo que este no es un debate nominalista y los que intentan meternos en él no van a la sustancia de lo que estamos hablando. No soy de buscar el titular, sino de profundizar en la materia. La sustancia es ser capaces de recuperar los derechos que los trabajadores perdieron durante la anterior reforma laboral.

Compartir el artículo

stats