Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ministerio de Pesca impide entrar en el Puerto de Las Palmas a un barco pesquero ruso

Los consignatarios muestran su rechazo a esta decisión y argumentan que Puertos del Estado sí autoriza la entrada de buques pesqueros

Vista general del Muelle Pesquero.

El Ministerio de Agricultura y Pesca impide la entrada en el Puerto de La Luz y de Las Palmas al Aleksandr Mironenko, un barco pesquero de bandera rusa. La embarcación es la primera de pabellón ruso que ha intentado atracar sin éxito en España desde que entraran en vigor las sanciones contra el país de Europa del Este por la guerra de Ucrania. La Asociación de Consignatarios y Estibadores de Buques de Las Palmas (Asocelpa) mostró ayer su rechazo a esta decisión y asegura que Capitanía Marítima sí dio los permisos pertinentes. La llegada de embarcaciones de pabellón ruso está prohibida en España desde el pasado domingo 17 de abril como parte del paquete de medidas de presión acordado por los Veintisiete de la Unión Europea. No obstante, dicha decisión incluía en un principio una serie de excepciones, entre los que estaban los buques pesqueros.

El 'Aleksandr Mironenko', un barco pesquero habitual en el Puerto de Las Palmas, lleva esperando en aguas cercanas al Archipiélago desde el pasado viernes. Según explican desde la consignataria Albatros, la embarcación habría obtenido "todos los permisos pertinentes" por parte de Capitanía Marítima y la Autoridad Portuaria. Ambos son organismos dependientes del Ministerio de Transportes. Es más, indican que hasta tenía un atraque asignado en el recinto capitalino. Posteriormente, la Subdirección de Vigilancia Pesquera del Ministerio de Agricultura habría rechazado su entrada en virtud de las sanciones a Rusia aprobadas en el Consejo de Ministros del pasado 8 de abril en base a una directriz europea.

Base en el Atlántico

El buque en cuestión, construido en 1988 y con unas dimensiones de 120 metros de eslora por 19 de manga, tenía la intensión de llegar a la Isla para avituallarse y repararse. La flota pesquera rusa tiene en el Puerto de Las Palmas su principal base en el Atlántico. Con medio centenar de escalas anuales, su presencia en La Luz supone un valor económico anual cercano a los 100 millones de euros. De ahí la preocupación suscitada entre los consignatarios y otros agentes del sector por el alcance que puedan tener las sanciones a partir de ahora, ya que en un principio habían sido aplacadas al no incluir a los barcos de pesca.

La Subsecretaría de Pesca decretó la orden de rechazo de entrada en Las Palmas el pasado viernes. El documento, firmado por la titular Aurora de Blas Carbonero, especifica que en caso de que esta embarcación llegara a atracar el armador se enfrentaría a una sanción grave. Lo cierto es que las instrucciones emitidas por Puertos del Estado -dependiente de Transportes- para el debido cumplimiento de las sanciones a Rusia especifican que la prohibición de entrada a recintos españoles no afecta a buques pesqueros -también están exentas las embarcaciones en busca de refugio en caso de escala de emergencia o por salvar vidas en el mar-.

Desde la asociación de consignatarios rechazan esta decisión y afirman que se trata de una "falta de coordinación interministerial" y "discrepancias" entre las dos carteras implicadas a la hora de "interpretar las restricciones a los buques rusos", según han explicado en un comunicado lanzado este domingo. El sector se ve contrariado, teniendo en cuenta que hace una semana reconoció alivio al saber que "las nuevas medidas de Exteriores no afectaban al normal tráfico pesquero del puerto grancanario". Fuentes de Albatros precisan que al solicitar una explicación por esta medida, Pesca apuntó que han actuado en base a directrices del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Desde Albatros apuntan que la decisión de Pesca afecta a contratos que la embarcación tenía ya firmados, tanto con la consignataria como con Astican para diversas reparaciones navales. El 'Aleksandr Mironenko' opera normalmente en la costa de África Occidental, en aguas de países como Mauritania y Senegal; posteriormente se traslada habitualmente al Puerto capitalino para labores de avituallamiento y otros trámites. "Estos barcos pesqueros rusos suponen un eslabón importante en la cadena económica de esos países", precisan.

Mientras, el buque permanece en aguas internacionales a varias millas al sur de Gran Canaria, a la espera de obtener el permiso del Gobierno central. Además de la autorización de Capitanía Marítima, este tipo de embarcaciones para entrar en puertos españoles necesitan obligatoriamente el visto bueno de la Subdirección General de Vigilancia Pesquera con el objetivo de luchar contra la pesca ilegal.

Compartir el artículo

stats