Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria

La Policía Nacional defiende la expulsión como "mensaje potente" frente a la inmigración irregular

El jefe Superior de Policía en Canarias dice que las embarcaciones bajan de forma exponencial si hay retorno de migrantes

Migrantes llegados a Canarias. Ángel Medina G.

El jefe Superior de Policía de Canarias, Rafael Martínez, asegura que la expulsión de migrantes en situación irregular es un "mensaje muy potente" contra quienes se benefician de este fenómeno. Martínez intervino en la mañana de este martes en las Jornadas sobre Inmigración organizadas por el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) en Santa Cruz de Tenerife.

Este comisario principal de la Policía Nacional explicó que, cuando se producen expulsiones a Marruecos pocos días después de llegar al Archipiélago, la salida de embarcaciones desde la costa noroccidental africana sufre un descenso de forma exponencial.

Además, aclaró que las organizaciones mafiosas que cobran a los migrantes por permitir que suban a pateras o cayucos no les perdonan la deuda en caso de que no consigan su objetivo de llegar a la Europa continental.

Una de las imágenes de la jornada en este foro orientado a magistrados y jueces tuvo lugar cuando Martínez se emocionó al recordar el rostro de los ciudadanos magrebíes o subsaharianos que son expulsados en avión. Aclaró que en esos vuelos no se van solo personas que han llegado al Archipiélago de forma irregular, sino que también "se van muchos sueños, familias, esperanzas de aldeas enteras" que han depositado en dicho vecino sus proyectos para vivir mejor.

Martínez recordó que, cuando llegó a su actual cargo, se encontró con 2.600 personas en el muelle de Arguineguín. Por esa razón, sus seres queridos se marcharon sin verle tomar posesión de la Jefatura Superior. Explicó que solicitó una semana o diez días para intentar empezar a buscar soluciones a dicho problema.

En la misma línea expuesta por la magistrada Inmaculada Iglesias en el primer día de las Jornadas, el jefe Superior indicó que muchos centros de internamiento de extranjeros "son cutres". Y admitió que los procesos de expulsión suponen "un dineral" y, además, requieren un esfuerzo por parte de la Policía Nacional, puesto que, por cada migrante que vuelve a África, el cuerpo de seguridad debe aportar dos agentes que lo custodien.

El comisario principal Martínez ha vivido 20 años en África y ha trabajado de agregado de Interior en las embajadas de Argel, Túnez o Rabat. Y, además, ha trabajado con los servicios de seguridad marroquíes de forma directa. En base a esa experiencia, comentó que Marruecos tiene capacidad para jugar un papel importante para controlar la inmigración y la llegada de terroristas a Europa desde el continente africano. De hecho, destacó que, sin el control que se efectúa en países de salida, arribarían muchos más cayucos o pateras.

Respecto al funcionamiento de los centros de derivación de migrantes existentes en Los Rodeos y Las Canteras, en La Laguna, explicó que estas personas tienen libertad para deambular durante todo el día y que, si llegan minutos tarde a la puerta de los recintos, no les dejan entrar. Admitió que, debido a esa práctica, algunas veces dichas personas generan sucesos por La Laguna. Ante esas situaciones, el jefe Superior de Policía ha solicitado a la dirección de ambos recursos que intenten ser un poco más flexibles.

Según Martínez, en lo que va del 2022, han llegado 6.624 migrantes en situación irregular, frente a los 2.306 que entraron en la Península. Al igual que el planteamiento realizado ayer lunes por el consejero de Justicia de Canarias, Julio Pérez, el jefe Superior está convencido de que el fenómeo de la inmigración "hay que solucionarlo en origen". Como ejemplo de esta política, puso el Plan África, que consiste en invertir en los países de procedencia de los migrantes, para ganarse la voluntad de los dirigentes y que la gente no tenga argumentos para salir.

El teniente general de la Guardia Civil Manuel Pérez Martínez aseguró que, a partir de ahora, Marruecos va a colaborar para frenar la inmigración irregular que parte de su territorio. Pero aclaró que la clave, a partir de ahora, es "¿cómo va a reaccionar Argelia?". En esa línea, dejó entrever que "puede haber un cambio de tendencia" sobre uno de los posibles puntos de salida de migrantes africanos hacia la Península.

Pérez Martínez estuvo la pasada semana en la Comisión Interministerial sobre Inmigración celebrada en Rabat y admitió que "nos han comentado que la orden de Palacio es que había que controlar la inmigración". Para dicho mando del Instituto Armado, tal medida puede suponer que se va a controlar el flujo desde Marruecos, aunque no que se vaya a parar, pues intentar frenar este fenómeno desde las costas del Sáhara es casi misión imposible.

Compartir el artículo

stats