Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

América Latina

Elecciones en Colombia: Gustavo Petro, a las puertas de la hazaña política

Exguerrillero, exalcalde y legislador, el candidato del Pacto Histórico puede convertirse en el primer presidente de izquierdas de Colombia

El candidato a las presidenciales colombianas Gustavo Petro. Reuters

"Gobernaré para todos", ha prometido Gustavo Petro, el exguerrillero, exalcalde bogotano y senador nacional que, si vence en la segunda vuelta de las elecciones, puede convertirse en el primer presidente de izquierdas de Colombia. Sus muestras de ecumenismo en la campaña electoral -siempre una sonrisa a flor de piel y la búsqueda de la palabra justa, sin estridencias- choca con el reconocimiento de que el camino hacia el Palacio de Nariño, si es que se abre, estará plagado de espinas y desafíos. "Los cambios generan miedo", ha dicho. Y, además, su propio nombre espanta a un sector de la élite. "Yo inspiro también miedo a quienes han ganado manteniendo al pueblo en el hambre y en la injusticia social", ha sentenciado.

Petro nació el 19 de abril de 1960 en el norteño municipio de Ciénaga de Oro. Creció, no obstante, en un hogar humilde de la periferia bogotana. Estudió economía. Apenas comenzó su carrera universitaria, a los 17 años, se incorporó al Movimiento 19 de abril (M-19). Con tiempo, astucia y audacia, llegó a ser el más joven de los cinco miembros de la Dirección de la Región Central de esa guerrilla urbana. Su nombre en la clandestinidad fue Aureliano, un secreto homenaje a la literatura y, en particular al Coronel Buendía, el personaje de 'Cien años de Soledad', la novela señera de Gabriel García Márquez. Petro no participó de importantes acciones armadas. Estuvo preso 18 meses y asegura haber sido torturado. Pronto entendió la primacía de la política sobre las armas y que, si la izquierda quería ser competitiva en las urnas, debía repudiar la violencia. A fines de los años ochenta fue un entusiasta promotor del desarme del M-19 al lado del líder de ese grupo, Carlos Pizarro.

Se desempeñó como senador del Polo Democrático Alternativo. Llegó a ser alcalde capitalino. Compitió por la presidencia en 2010. Obtuvo el cuarto puesto, pero no era todavía su hora. En 2018 perdió la segunda vuelta de las presidenciales contra Iván Duque. Entre una y otra contienda se desempeñó como alcalde capitalino. Fue suspendido y rehabilitado con un no desdeñable respaldo popular que él atisbó como un punto de inflexión en su carrera.

Colombia se prepara para un histórico cambio de gobierno

Colombia se prepara para un histórico cambio de gobierno Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

Distancia de Venezuela

Ahora la presidencia está más cerca que antes. Ha eludido con elegancia toda comparación con la experiencia venezolana. Y aunque hubo un tiempo que tuvo buenas relaciones con Hugo Chávez, ha expresado claramente sus diferencias con el modelo bolivariano. Si algo lo distancia de Venezuela, más allá de sus liderazgos, es su matriz dependiente del petróleo. Petro quisiera ir en la dirección contraria. No solo ser el mandatario que restañe deudas sociales, destierre la corrupción y ayude a enterrar la lógica de la violencia que se manifiesta en el narco y las patrullas extraviadas de las guerrillas. También quiere abandonar una matriz económica basada en el carbón y los hidrocarburos. "El país se centrará en la lucha contra el cambio climático y esto es un asunto de seguridad nacional. Si no hacemos hacemos una transición energética será una tragedia en términos sociales", proclama.

Compartir el artículo

stats