Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra en invierno

Ucrania volverá a insistir a España en su petición de carros de combate Leopard

Diez tanques desmontados y almacenados en Calatayud, el objetivo de Kiev

Carro de combae Leopard 2 durante unos ejercicios militares en Polonia en mayo pasado. Reuters

Ucrania volverá a pedir a España la cesión de carros de combate Leopard de los que tiene el Ejército almacenados en la Agrupación de Apoyo Logístico en Calatayud (Zaragoza). Kiev los necesita, según fuentes diplomáticas consultadas por este diario, para sostener el avance de su contraofensiva este invierno, y evitar que la guerra se bloquee ante las nuevas posiciones defensivas rusas en el Donbás y en la orilla oriental del Dnieper.

Nuevamente insistirán los representantes en España del aparato de defensa ucraniano, aunque su pedido corre el riesgo de retrasarse aún obteniendo el . Los expertos militares españoles que la pasada primavera sondearon oficiales del ejército ucraniano ya les dijeron que se demoraría tres meses al menos la puesta en funcionamiento de un stock de carros -al menos diez, según las referidas fuentes diplomáticas- que en este momento se encuentran lubricados y con partes clave de su motor desmontadas para evitar una muerte por corrosión.

De nuevo será necesario el visto bueno de Alemania, país fabricante de los carros, para lo que en definitiva significaría no solo la entrega de material militar más importante de España, también una transferencia de tecnología en un área no OTAN en la que solo han operado hasta el momento los carros de inspiración industrial soviética.

Vuelco a la guerra

La necesidad de los carros Leopard en el frente ante Rusia se ha agudizado ahora, corroboran fuentes de la diplomacia ucraniana. Ven que una entrega importante por Occidente de unidades acorazadas podría dar un vuelco definitivo a la contienda. Pero su presencia en el escenario de Ucrania ante los tanques rusos, inferiores en potencial, supone una elevación de la implicación de la OTAN en el conflicto. Por esa razón, no solo depende de Alemania un OK para su entrega, sino también "de otros operadores", indican las mismas fuentes.

Los Leopard que pide Ucrania, del modelo 2A4, y que ya pidió en junio pasado, forman parte del primer stock de carros alemanes con que se hizo España cuando Berlín necesitó renovar su parque acorazado deshaciéndose de 2.000 viejas unidades, en 1995. Por entonces, el ministerio de Defensa alquiló 108, que acabaron pasando a propiedad del Ejército.

Estando en la base General Menacho de Badajoz, sede de la Brigada Mecanizada Extremadura XI, una riada que asoló barios barrios de la ciudad extremeña anegó también el recinto militar. Aún no se habían cumplido dos años del contrato de alquiler que España había suscrito con Alemania. Una partida de Leopard tuvo que ir al “escalón IV”. Así llama la jerga militar a la UCI de los tanques, al que se envían los que precisan reparación a fondo en el Parque de Mantenimiento de Sistemas Acorazados, en la periferia de Madrid.

Pero no todos los carros que permanecen desmontados en el almacén de Calatayud quedaron sumergidos en el cieno, como han explicado asesores militares españoles a sus homólogos ucranianos.

Compartir el artículo

stats