Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra en el este de Europa

Tres posibles escenarios en Ucrania ante la llegada del 'general invierno'

Tras la retirada de las fuerzas rusas de Jersón, examinamos posibles caminos que se abren en los próximos meses

Tres posibles escenarios en Ucrania ante la llegada del 'general invierno'

"Lo que Rusia ha aprendido en esta guerra es a retirarse". Con indisimulada satisfacción y ciertas dosis de sorna, Román Kostienko, diputado en la Duma Estatal ucraniana y oficial de rango medio en el SBU, los servicios secretos ucranianos, respondía de esta forma, hace unos días, a las preguntas de Nastoiashieie Vremia (Tiempos Actuales), un canal televisivo en idioma ruso basado en Kiev.

Y no le faltaba razón. Con la de Jersón son ya tres las retiradas emprendidas por el Ejército del Kremlin desde el inicio de la guerra en febrero, primero de los alrededores de Kiev y Chernihiv, en el norte del país, un mes después de iniciada la invasión, ante las pérdidas sufridas en hombres y material y la imposibilidad de cerrar una tenaza en torno a la capital. Después vino la precipitada salida, en octubre, de las fuerzas rusas de la provincia noroccidental de Járkov, tomadas a contrapié y por sorpresa gracias a una eficaz operación de señuelos y desinformación. Y por último, este reciente repliegue de todas las posiciones en el margen occidental del ríp Dniéper. Con el invierno en ciernes, éstos son tres posibles escenarios en los que puede evolucionar el conflicto en los próximos meses.

Ucrania continúa su ofensiva, aunque en otros frentes bélicos

Tras haber cosechado importantes e inesperadas victorias parciales en los nueve meses de guerra, la moral en las Fuerzas Armadas y autoridades ucranianas, así como en la retaguardia, se encuentra en su punto álgido. A diferencia de lo sucedido en los primeros compases de la invasión, cuando solo se aspiraba a frenar el golpe, entre los políticos, los militares y los ciudadanos del país atacado se ha extendido la convicción de que la victoria militar es posible. Así las cosas, el Gobierno de Kiev planea dar continuidad a su ofensiva militar, y no muestra interés alguno en detenerla. Eso sí; de acuerdo con la lógica militar, la presión debería ser trasladada a frentes bélicos ajenos a Jersón, debido a la complejidad que supondría para los locales cruzar un cauce fluvial que, de media, tiene entre medio y dos kilómetros de anchura, superando la veintena en algunos tramos. "Un desembarco transportado desde un mar o un río es una de las operaciones militares más complejas para un Ejército; en este caso hay que vadear un cauce de agua de 500 metros bajo el fuego de la artillería y la aviación enemiga", explica por teléfono Mijailo Samus, experto en cuestiones militares al frente del laboratorio de ideas New Geopolitics Research Network.

La provincia de Zaporiyia, y más en concreto, la localidad de Melitópol, tiene muchos de los números para convertirse en el nuevo escenario bélico preferente del conflicto, continua Samus. "Kiev no desvela sus planes con antelación, pero lo más razonable es que concentre sus esfuerzos en Melitópol" intentando "llegar al mar de Azov" y abriendo una brecha en el corredor terrestre entre Crimea y la Federación Rusa. Sería un desarrollo de los acontecimientos "catastrófico" para Rusia, ya que dejaría expuesta, indefensa y con enormes dificultades de aprovisionamiento a la península ucraniana ocupada. La otra vía de acceso, el puente de Crimea, inaugurado en 2018, fue atacado por Ucrania en una audaz operación partisana, el pasado 8 de octubre, y "está funcionando con dificultades", recuerda este experto. "Podríamos pisar Crimea a finales de diciembre. ¿Es eso posible? Es posible", dijo el viceministro de Defensa ucraniano, Volodímir Havrilov, a la cadena Sky News.

Sin margen para negociar, Rusia y Ucrania pactan un alto el fuego temporal

Días antes de que se materializara la retirada rusa de Jersón, el diario italiano La Repúbblica difundió una información según la cual en los cuarteles generales de la OTAN en Bruselas circulaban informes que hablaban de la necesidad de empujar a Ucrania hacia una negociación, ahora que los vientos bélicos soplan en su favor y se halla en posición de fuerza. Incluso el jefe del Estado Mayor del Ejército estadounidense, Mark Miller, se llegó a pronunciar a favor de dicha posibilidad en una entrevista reciente con la CNN. "Si los combates tácticos se ralentizan, podría haber una ventana para una solución política, o al menos para el inicio de conversaciones para una solución política", dijo.

Nicolás de Pedro, experto en Rusia del laboratorio de ideas británico Institute for Statecraft, ve factible que Ucrania, presionada desde EEUU, entre en conversaciones con Rusia, aunque pone en duda que logre alcanzar algo más que "un alto el fuego temporal" dada la ausencia de condiciones para una negociación genuina. Putin "sigue en sus trece" y se niega a revisar los objetivos a los que aspiraba cuando dio la orden de atacar al país vecino, constata De Pedro: "Sigue cuestionando el derecho de Ucrania a existir" y "continúa rechazando la arquitectura de seguridad europea" del presente siglo, con los países del antiguo Pacto de Varsovia firmemente anclados en la OTAN, destaca. "Un alto el fuego no sería más que una pausa en una guerra irresuelta", valora.

Para empujar a Kiev a una negociación que no desea, el Kremlin cuenta con "presionar" e "intimidar" a EEUU y Europa con la amenaza de una "guerra nuclear", algo en lo que, en su opinión, está teniendo un "relativo éxito". Opciones como el empleo de una bomba sucia o un ataque con un arma táctica, "aunque no son descartables" a largo plazo, no constituyen en estos momentos "una solución lógica" para Putin y su entorno, debido "a los riesgos" que ello conlleva para Moscú, destaca este experto.

Rusia se atrinchera en sus nuevas posiciones y apuesta por desgastar a Ucrania y a Occidente

Tan solo un par de días transcurrieron entre la retirada efectiva de las tropas rusas y el anuncio de la decisión, durante una reunión televisada entre Serguéi Shoigu, ministro de Defensa y el general Serguéi Surovikin, comandante del contingente del Kremlin en Ucrania. Un repliegue inusitadamente rápido, y culminado "de forma disciplinada" por las fuerzas del Kremlin, en palabras del diputado ucraniano y teniente del SBU Román Kostienko. Todo ello empuja a pensar a los estrategas ucranianos que la maniobra militar "estaba preparada desde hace tiempo" y que la mencionada entrevista de Moscú no hizo más que publicitar una decisión que llevaba ya tiempo implementándose sobre el terreno.

Ahora, con sus soldados reposicionados una zona mucho menos expuesta ante el enemigo, la estrategia de Moscú para los meses venideros seguirá dos direcciones, según sostienen en un reciente artículo los analistas Jack Watling y Nick Reynolds, ambos investigadores senior en temas referidos a la Guerra Terrestre del Royal United Services Institute: por un lado, intentar concluir el despliegue en los frentes ucranianos de centenares de miles de reservistas reclutados durante la movilización parcial de octubre, y por otro, continuar castigando la infraestructura energética ucraniana, vital para que la población civil pueda pasar el duro invierno ucraniano.

Moscú es consciente de que la posibilidad de retomar la iniciativa en la guerra y lanzar una contraofensiva para recuperar los territorios perdidos durante la próxima primavera depende enormemente de las condiciones en que logre posicionar a las tropas de refresco venidas desde territorio de la Federación Rusa, coinciden los especialistas militares. Si los soldados de Kiev logran infligir pérdidas de calado entre los soldados recién llegados, la devaluada moral de combate de los soldados rusos sufrirá un nuevo y puede que decisivo golpe.

Los bombardeos contra infraestructura energética "harán a Ucrania más dependiente financieramente de Occidente", constatan Watling y Reynolds. Y auguran además que Rusia intentará explotar esta circunstancia con campañas informativas en la retaguardia aliada para "intentar convencer a las audiencias" en Europa y EEUU de que "es mejor gastarse el dinero en casa que más allá de las fronteras".

Compartir el artículo

stats