El Hospital Provincial de Castellón, a pesar de que no hay confirmación de que el paciente fallecido ayer se infectara de legionela durante su estancia en el centro, estableció de inmediato el protocolo de actuación que marca la ley. "Pero, además, se han adoptado medidas preventivas complementarias, se han aumentado los controles y, además de las muestras recogidas por la Conselleria de Sanitat, se han contratado los servicios de una auditoría externa", comentó ayer Miguel Llorens, director gerente del Hospital Provincial, triplicando así la seguridad.

"Se están esterilizando las alcachofas de todas las duchas, aunque ya se hacía con periodicidad, hiperclorando el agua y manteniéndola con termostatos a los niveles óptimos de 60 grados centígrados", explica Llorens. Según el doctor, el Hospital Provincial, no tiene torres de refrigeración y, si el contagio proviniera del centro, "sería a través del agua".

El director gerente y doctor transmite "a toda la gente y al resto de pacientes que estén tranquilos" y comenta que tanto este caso como el fallecido de L´Alcora, se debe a que son pacientes con las defensas muy bajas y ha influido, también, "estos días de calor".

Salud Pública hizo ayer una encuesta epidemiológica del centro recogiendo muestras para analizarlas. Los resultados estarán en "unos 10 ó 12 días", adelantaron.