+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Gastronomía

 

EL SECTOR, CON MÁS DE 1.770 ESTABLECIMIENTOS, SE VUELVE MÁS EXIGENTE Y HACE CRIBA EN LO QUE VA DE AÑO

Castellón afianza su turismo gastronómico con un restaurante por cada 300 vecinos

Expertos resaltan el ‘boom’ por la cocina clásica renovada y las tapas de calidad

 

La oferta gastronómica provincial, todo un aliciente --y más en época estival--, gana en modernidad. - MANOLO NEBOT

NOELIA MARTÍNEZ
17/08/2015

Castellón se afianza como destino gastronómico para el turista y, en esta recta final del verano, cuenta con un bar por cada 300 habitantes, según los últimos datos de este agosto facilitados por la Agencia Valenciana de Turismo de la Generalitat.

Son un total de 1.778 restaurantes, de mar y montaña, repartidos por toda la geografía, con liderazgo en Castellón (385), Peñíscola (133), Vinaròs (94), Benicarló (91), Vila-real (88), Orpesa (87), Burriana (85), Benicàssim (75), Alcalà de Xivert (69), Nules y la Vall d’Uixó (ambos con 51 cada uno), Onda (41), l’Alcora (37) y Almassora (34). Le siguen algo más de lejos Segorbe (28), Moncofa (22), Morella (21) y Torreblanca (20).

Si bien la hostelería es uno de los negocios con más aperturas, no todos sobreviven y la criba ha hecho que al final queden aquellos establecimientos que apuestan por un producto de mayor calidad; la modernidad y los clásicos innovadores tanto en la comida como en los establecimientos --con encanto. De hecho, desde enero el balance es negativo, puesto que Castellón ha perdido un centenar de negocios de restauración: de 1.890 a 1.778.

DESPUNTAN

Con todo, el director de la Escuela de Hostelería, Manuel Martín, explica que “Castellón se está afianzando en el turismo gastronómico. Su Congreso de Gastronomía y Castellón Ruta de Sabor, además, le van muy bien para darse a conocer”. “Aunque la oferta no es tanto de élite --salvo el chef estrella Michelín Miguel Barrera y algunos puntuales--, en general, contamos con una cocina tradicional consolidada que innova; y un boom de tapas de calidad y carnes exquisitas”, añade. Y cita como focos que despuntan desde el interior, con Segorbe y Morella, o Aín y Eslida; hasta el litoral, con Peñíscola, Benicàssim, Orpesa o Moncofa, entre otros”.

Martín, quien ha analizado la influencia de la gastronomía en la atracción de más visitantes a un destino turístico, está convencido de que será estratégico para Castellón. “Cada vez más, el restaurante cuida, además de los platos, fundamental, crear un ambiente agradable y atractivo; y Castellón tiene playas y montañas con encanto”, concluye.