+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

ARES

Los mejores perros pastores

Los animales con más valía procedentes de varios rincones de España e incluso de Francia se miden en este reconocido concurso en el que un turolense consigue alzarse con el merecido primer premio

 

Participantes 8 Fotografía de familia de los 12 pastores y sus correspondientes perros que compitieron por alzarse con el trofeo del concurso de Ares. - ORTÍ

JAVIER ORTÍ
17/06/2019

El XIV Concurso de Perros Pastores se disputó ayer en Ares. Los mejores especialistas en esta disciplina llegados desde diversas localidades de la Comunitat Valenciana, así como de Cataluña, País Vasco, Navarra, Andalucía, Islas Baleares y Francia. Un total de 12 pastores y sus correspondientes perros compitieron por alzarse con el trofeo. El ganador del concurso fue Juan Ramón Boj, de Valdetormo (Teruel), que compitió con Bali. En su segunda competición, la falta de experiencia de Boj, principiante en este tipo de certámenes, no fue obstáculo para llevarse el concurso. Completaron el podio, Jesús Beneito, llegado desde Agres (Alicante) y que compitió con su perra Daiana, de raza Border Collie, que acabó en la segunda plaza; mientras que el tercer puesto fue para el representante local e impulsor del concurso, Juli Bayot, que trabajó a fondo con su perro Gandalf.

El evento de Ares es el más prestigioso de la Comunitat Valenciana, pues Bayot es todo un referente a nivel nacional en concursos de perros pastores. La primera fase de la competición consistió en poner todo el rebaño dentro de un círculo marcado en el suelo. Una vez dentro, el pastor tenía que capturar una oveja que llevaba un cencerro y quitárselo. Seguidamente, el concursante debía guiar al can para que condujese a los animales a través de un pasillo dispuesto para la ocasión. Y finalmente, tenía que dirigir a los animales hasta una puerta y hacerlos cruzar. Para todo ello tenían solo seis minutos.

La segunda fase solo la disputaron los pastores que habían obtenido los mejores resultados en la primera parte. En esta ocasión, debían hacer entrar el rebaño dentro de un corral y después sacarlo en cinco minutos. Los pastores tuvieron que esmerarse para conseguir superar las diferentes pruebas de este reconocida y curiosa competición.