+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

PEÑÍSCOLA

Del ‘top manta’ al ‘top percha’

La Policía Local retira 2.000 objetos durante las primeras semanas de la temporada H Algunos infractores acuden a la playa con grandes percheros aprovechando que es más fácil instalarse allí

 

Del ‘top manta’ al ‘top percha’ -

B. ROIG
25/07/2017

La venta ilegal en la vía pública suele ir asociada a la imagen de personas que esparcen prendas falsificadas en los paseos marítimos, dentro de fardos de dimensiones cada vez mayores. Pero el conocido como top manta tiene variantes, como las detectadas en las últimas semanas por parte de la Policía Local. Desde este cuerpo han mostrado la labor de unos agentes que tuvieron que retirar de la playa un conjunto de vestidos encima de grandes percheros, los conocidos popularmente como burros de ropa. Una estampa que da buena muestra de las dimensiones a las que ha llegado este fenómeno tan extendido.

En ejercicios anteriores, la lucha entre los vendedores y los agentes del orden se centraba en las calles, pero la presión policial ha hecho que parte de esta actividad ilícita se desplace hasta la misma playa. Una zona más difícil de controlar.

INCUMPLIMIENTO

Desde el consistorio indican que en este caso de los percheros no hablan «estrictamente de venta de material falsificado, porque se trata de otra clase de prendas, pero igualmente se produce un incumplimiento de las ordenanzas locales».

En cuanto a los manteros más tradicionales, en el primer semestre del año se realizaron 270 intervenciones, con unos 2.000 objetos decomisados. El intendente jefe de la Policía Local, Antonio Morejón, dice que en los meses de verano centran buena parte de los esfuerzos en este tema «por el perjuicio que representa para el comercio local y el propio cliente, que adquiere su compra sin garantías». Hubo 22 denuncias por estos casos.

Por otro lado, durante el primer semestre del 2017 se contabilizaron más de 8.000 avisos e intervenciones. De ellos, más del 10% fue para actuar en situaciones de primeros auxilios, ayudas a personas mayores o asistencias a senderistas. En cuanto a la seguridad ciudadana, hubo 480 servicios en casos de robos, violencia de género o desórdenes públicos. El control del cumplimiento de las ordenanzas municipales dio como resultado 86 intervenciones. Tuvieron una especial atención en la vigilancia de la ocupación de la vía pública, con cinco denuncias debido a los incumplimientos detectados.