+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Centre Municipal de Cultura

El surrealismo maquinicista del pintor Alegre Cremades

En la exposición destaca la fantasía del artista en un universo de geometrías aéreas

 

29/12/2013

Antonio Alegre Cremades fue un destacado pintor y grabador formado en la Escuela de Bellas Artes de Valencia. En 1991 fue nombrado miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos y conservador de su patrimonio. Ejerció la docencia como profesor de la Universidad de Barcelona y de la Universidad de Valencia para Postgraduados en la especialidad de grabado.

Trabajó en el terreno de la pintura figurativa y academicista a la que fue dotando de un tono surrealista muy personal. Fue también un reconocido cartelista y dibujante, faceta que desarrolló con gran éxito en los decorados teatrales. De su producción pictórica se encuentran obras en diversos museos de España, entre los que destaca el Museo Nacional de Arte Contemporáneo de Madrid, Calcografía Nacional de Madrid, Museo Vaticano y Calcografía Nacional de Roma.

De este artista se ofrece una atractiva muestra en el Centre Municipal de Cultura de Castellón en la que podemos contemplar esculturas, dibujos y óleos de su etapa de transición a la surrealidad correspondiente a los años 70 del pasado siglo. En la contemplación destaca su facilidad para el dibujo y lo sólido de su técnica, que le permitió abordar un sin número de géneros. Paralelamente destaca su fantasía y su creatividad que tiene mucho de mágico y espacial, en un afán de proyectar la imagen del ser humano a un universo de geometrías aéreas tan delirante como sugestivo e inquietante. Su fecunda imaginación le permitía introducirse en geografías metafóricas que en verdad son mundos desconocidos (nombre que califica la muestra) cercanos a la idea del futurismo italiano y también al «cosmoioismo» de su colega académico el escultor valenciano Nassio Bayarri. Como los Carrá, Marinetti, Boccioni, Balla y otros colegas, Alegre Cremades se admira la velocidad y la tecnología, las señas de identidad del mundo moderno aunque en su obra subsiste un cierto humanismo social que la hace más personal y reveladora y es el postulado más identificativo de su credo. Uno llega a pensar en las teorías del ilustrado dieciochesco La Mettrie sobre el hombre máquina al contemplar su trabajos. H

Buscar tiempo en otra localidad