+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Según Ceprede

El PIB puede caer hasta el 5,7% si el confinamiento llega a los dos meses

Un informe de Ceprede estima que la economía catalana sufriá en mayor medida las restricciones sobre la actividad

 

Trabajadores de la construcción y la obra pública, en Barcelona. - JOAN CORTADELLAS

GABRIEL UBIETO
19/04/2020

La economía española podría registrar una caída del 5,7% si el confinamiento acaba alargandose hasta los dos meses. Y las consecuencias serán más gravosas para el PIB si dicha situación alcanzase los tres meses. Estas son las previsiones publicadas este domingo por el centro de estudios económicos Ceprede; un día después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, planteara alargar el estado de alarma otros 15 días, hasta el 9 de mayo. La economía catalana, según les estimaciones del organismo, sufriría un perjuicio por encima de la media española, de acabar alargandose el confinamiento hasta los dos meses.

El Centro de Predicción Económica (Ceprede) ha hecho públicas sus propias estimaciones sobre el impacto económico que dejará la actual crisis sanitaria del covid-19. El FMI predijó que el PIB retrocedería el 8% durante este ejercicio, la misma cifra que baticinó el equipo de estudios del BBVA; mientras que la patronal CEOE dejó abierta una horquilla para una caída de entre el 5% y el 9%. El Ceprede también ha optado por ofrecer una previsión variable, en función del tiempo que se acabe alargando el actual confinamiento. Si este se prolonga durante un periodo de dos meses, el retroceso del PIB será del 5,7%, según sus números. Y si la emergencia sanitaria empeora y las autoridades decretan un mes más de clausura (lo que sumaría un total de tres), la caída prevista será del 7,4%.

Diferente afectación por territorios

La afectación publicada por Ceprede introduce también un cálculo diferencial en función de la estructura económica de cada comunidad autónoma. Y es que el impacto de un confinamiento de 60 días sobre el PIB de Andalucia (-5,2%) o el de Asturias (-5,2%) no será igual que sobre el de Madrid (-5,7%) o sobre el de Cataluña (-6,2%). En el supuesto de que el Gobierno extendiera el confinamiento un total de 90 días, el retroceso para la economía catalana este ejercicio podría ser de hasta el 8,1%; siete décimas por encima de la media del país.

Teniendo en cuenta que los shocks estarían concentrados en el tiempo durante los meses que permanezcan en vigor las medidas adoptadas de confinamiento y restricción de la actividad económica, los efectos estimados estarían, igualmente, concentrados durante esos mismos periodos; y así, en el segundo trimestre del año el PIB podría llegar a contraerse más de un 20% en el peor de los escenarios planteados por Ceprede.

Y por sectores

La afectación de las restricciones decretadas por el Gobierno no está siendo la misma para la industria alimentaria, por ejemplo, que para el sector turístico. Y, en consecuencia, las estimaciones elaboradas por Ceprede también incorporan una visión sectorial. Por ramas de actividad, las actividades que en mayor medida verían reducida su producción anual serían la industria textil (-23%), la hostelería (-22%), las agencias de viaje (-20%) o los servicios personales (-19%), mientras que, en términos de empleo, también experimentarían contracciones relativas muy significativas los servicios artísticos, culturales y deportivos.

Hasta 1,3 millones de empleos perdidos

El impacto sobre la producción económica tendrá también un reflejo sobre las contrataciones y la evolución del mercado laboral. Ceprede, en una línea muy similar a la de otros estudios publicados, como el del IEB, anticipa una pérdida de hasta 962.000 de empleos si la el confinamiento por covid-19 dura dos meses. En el caso de alargarse otro mes más, la pérdida de ocupación podría ser de 1,3 millones de puestos de trabajo. Unas estimaciones que coinciden las realizadas por otros organismos, como el FMI, que aventuró que la tasa de paro en España subiría hasta el 20% (actualmente roza el 14%, con 3,2 millones de desempleados).