+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MOCIÓN DE CENSURA

El PP boicotea un frente valenciano contra Rajoy

Los populares impiden en Les Corts la tramitación de un acuerdo PSOE-Podem para reclamar la dimisión del presidente del Gobierno

 

La sesión en Les Corts de este jueves, 8 de junio. - MIGUEL LORENZO

NACHO HERRERO / VALENCIA
08/06/2017

La moción de censura propuesta por Podemos contra Mariano Rajoy que se debatirá en el Parlamento el próximo martes ha tenido una precuela este jueves en Les Corts. Solo una argucia del PP -"un ejemplo de filibusterismo político", según el partido morado-, evitó tramitar un acuerdo entre la federación valenciana de Pablo Iglesias y el PSPV-PSOE para impulsar el desalojo de Rajoy de la Moncloa, que podría haber servido de modelo para un acercamiento a nivel nacional.

MIGUEL LORENZO
El portavoz de Podem en Les Corts, Antonio Montiel, este jueves.

Los populares rompieron la tradición parlamentaria y se negaron a firmar el documento para que saliera adelante la enmienda transaccional acordada entre ambos partidos que modificaba el texto inicial propuesto por Podem. Según una norma no escrita, el resto de partidos -como sí ha hecho Ciudadanos pese a oponerse a la propuesta-, facilitan con su firma que otros grupos que hayan llegado a un acuerdo reformulen sus propuestas para que sean debatidas y votadas.

La redacción de la propuesta inicial de Podem para instar a Rajoy a asumir su responsabilidad política era bastante ambigua, pero desde sus filas apuntaban que la fórmula para obligarle a hacerlo era una moción de censura. Los socialistas pensaban, en cambio, que lo correcto era una cuestión de confianza. Finalmente, acordaron recoger que se le instaría a hacerlo "en los términos previstos por laConstitución y por las normas parlamentarias". Al respecto de su negativa a permitir que se debatiera un nuevo texto, el diputado del PP Jorge Bellever les ha instado a decidirse por una fórmula u otra y ha apuntado: "No es que no les dejemos trabajar, es que no les dejamos engañar a los ciudadanos".

"Es un ejemplo de filibusterismo político y un muy mal precedente", ha señalado Antonio Montiel, síndic de Podemos. "Han hecho un ejercicio de populismo barato", ha afeado a los populares Manuel Mata. En su exposición, el síndic socialista había dicho que Podemos se había equivocado de fórmula como un amigo suyo que decía que "se iba a hacer el karaoke" cuando quería decir "el harakiri".

"No hay nada peor que un Gobierno de Rajoy salvo un Gobierno de Rajoy reforzado por el Parlamento al rechazar una moción de censura", ha asegurado Mata, que, ante esa situación, pidió al grupo morado que retirara la proposición no de ley para introducirla en el siguiente pleno. "Le pediría que la retirara; queremos votar con ustedes ahora y muchas veces. El acuerdo es un territorio siempre por explorar", ha deslizado Mata, que fue uno de los grandes apoyos de Pedro Sánchez en su campaña para la secretaría general del PSOE.

"DESTINADA A GANAR"
Pero Podem, tras pedir un receso para debatirlo, decidió seguir adelante con la iniciativa finalmente rechazada. Compromís, como ya había anunciado, votó a favor pese a que su líder, Mónica Oltra, había pedido a Iglesias que retirara la moción hasta tener los acuerdos necesarios, provocando un alejamiento entre ambas formaciones. "No nos resignamos con el PP valenciano y no lo haremos con el de Rajoy. No es inevitable. Pero queremos una moción de censura no destinada a perder, sino destinada a ganar", reiteró su diputada Mireia Mollà.

Por su parte, los socialistas, en vez de abstenerse como está previsto que pase en el Parlamento nacional, prefirieron no votar. Pero tanto Podem como el PSPV se esforzaron en que se visualizara un acuerdo que podría allanar el camino a otro a nivel nacional. "Seguro que algún día articularemos una mayoría para echar al señor Rajoy", ha avanzado Mata. Una mano tendida especialmente significativa por su cercanía a Sánchez.

Podem, por su parte, tras lamentar la falta de apoyo socialista en la votación final, anunció su intención de trabajar en un texto conjunto para volver a presentarlo.