+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Espectáculos

 

HASTA MEDIO KILÓMETRO DE COLA PARA ACREDITARSE

El Arenal Sound bate récords en el primer día de su edición 2017

La lluvia no desluce la apertura del Beach Club, con un alud de jóvenes ávidos de pisar la piscina. La avalancha de ‘sounders’ obliga a adelantar 9 horas el inicio de la colocación de las pulseras

 

JAVIER MARTÍ
02/08/2017

Que esta edición del Arenal Sound es la más esperada está fuera de toda duda. Tal eran las ansias de los sounders por vivir la cita del 2017 que la organización se vio forzada a avanzar en nueve horas el horario previsto para comenzar a acreditarlos. En principio, estaba previsto abrir puertas a las 9.00 horas. Otros años se venía adelantando a las seis de la madrugada. Pero eran tantas las personas que guardaban cola para acreditarse que fue a las 12 de la noche cuando comenzaron a ponerse las primeras pulseras

Y aun así, fue tal la avalancha de sounders que la cola llegó en el cámping de Malvarrosa, al medio kilómetro de longitud alrededor de las nueve de la mañana. Y es que no paraban de llegar jóvenes en vehículos particulares y autobuses. Con todo, la espera para muchos fue de alrededor de 40 minutos aunque, eso sí, tuvieron que aguantar el par de pequeños chaparrones que cayeron. En la zona de acreditaciones del Arenal las colas fueron menores. Hay menos gente en esos cámpings y eso se dejó notar, aunque el goteo prosiguió toda la jornada.

Fue un día de reencuentros con viejos conocidos que volvían a repetir en el evento de Burriana, una jornada de ilusión y de mil y una emociones. Tantas que hubo quien llegó a perder las entradas, e incluso la cartera y hasta el saco de dormir sin darse cuenta.

Pero lo más esperado fue la apertura del Beach Club, que tuvo lugar a las dos de la tarde, tal y como estaba previsto. Rápidamente, un auténtico alud de jóvenes accedió a uno de los recintos más carismáticos del Arenal Sound. La piscina frente al Pool Stage y a muy pocos metros de la orilla del mar Mediterráneo se ha convertido en un icono del exitoso festival. Con aforo limitado y controlado por la seguridad privada de la propia organización, fue la primera tarde de fiesta que muchos quisieron aprovechar desde el primer minuto.

Una vez allí metidos, ya no importaba el calor. Dentro de la piscina o en los alrededores, los bailes pasados por agua y a ritmo de la música de los dj’s que iban pasando, fueron el aperitivo para una intensa semana.

Al cierre de esta edición ya se habían acreditado más de 30.000 sounders. Alrededor de 15.000 estaba previsto que llegaran ayer a través de los autobuses oficiales fletados por la organización.