+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

..un historiador local, rafael monferrer, recoge imágenes, textos y datos del maestro..

Una biografía sobre ‘El Niño de la Estrella’ rescata el arte del toreo

El alcalde del municipio, Óscar Tena, y el autor del libro presentaron la publicación.El matador inauguró la plaza de Vilafranca y abrió la puerta grande de

 

El historiador local Rafael Monferrer presentó su libro el pasado sábado en la Casa Social de Vilafr - MEDITERRÁNEO

REDACCIÓNREDACCIÓN 01/11/2010

El historiador local Rafael Monferrer presentó su libro el pasado sábado en la Casa Social de Vilafranca.MEDITERRÁNEO

Silvino Zafón, El Niño de la Estrella, ha vuelto a la memoria popular de los vecinos de Vilafranca y de Mosqueruela (Teruel). Nacido en el barrio de la Estrella, situado geográficamente entre ambos municipios, consiguió convertirse en un afamado torero en la década de los años 30. El diestro fue el cabeza de cartel en la inauguración de la plaza de toros de Vilafranca. Corría el año 1933.

Este y otros muchos detalles figuran en la biografía que ha escrito el doctor Rafael Monferrer. Médico de profesión e historiador vocacional, Monferrer ha puesto sobre papel todo tipo de imágenes, textos, carteles y datos sobre Silvino Zafón, un gran torero que incluso llegó a abrir la puerta grande de la Monumental de Las Ventas. Así pues, este matador consiguió torear más de veinte veces en la plaza madrileña.

El libro fue presentado por su propio autor y por el alcalde de Vilafranca, Óscar tena, el pasado sábado en la Casal Social del municipio. Se trata de una obra que ha entrado a formar parte de la colección de publicaciones del Ayuntamiento de la localidad.

Hace dos años, con motivo del 75º aniversario de la Plaza de Toros de Vilafranca, el escultor Jere fue el encargado de modelar una escultura del torero. La estatua saluda al público, justo enfrente del coso del municipio, y tiene una altura de más de dos metros para, de este modo, conseguir realzar la figura del matador. H