+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Gastronomía

 

LOS PLATOS DE CUCHARA, EN AUGE

La olla, una elaboración apetitosa, sana y reciclable

La llegada del frío es la época ideal para gozar de la elaboración invernal estrella de la cocina mediterránea, ya que aporta muchos valores nutricionales

 

Vila-real celebra durante este mes unas jornadas de la olla de la Plana. - NOELIA LEÓN

FRANCISCO González Yuste
08/11/2019

Los platos de cuchara son muy populares en la provincia. La llegada del frío despierta el apetito de elaboraciones clásicas como la olla, también conocida como olleta. Se trata de una comida muy tradicional en la Comunitat Valenciana y, concretamente, en la provincia de Castellón. Eso sí, admite tantas variantes como pueblos tiene nuestra Comunitat.

Es un plato del recetario popular y hasta hace muy poco tiempo era una comida que se elaboraba solo en el ámbito doméstico. La olla es muy económica y fácil de elaborar, ya que incluye productos de temporadas locales y carnes de segunda. Antes de existir la olla exprés, era una preparación que requería mucho tiempo de cocción, pero hoy en día con 20 o 30 minutos está lista para poder llevar directa a la mesa, con la previsión de poner antes las legumbres a remojo.

Los más puristas de esta comida tan popular son partidarios de la elaboración a fuego lento, la forma en la que tradicionalmente se hacía. De esta forma, la olla se puede preparar en la víspera de su consumo y por su variedad de ingredientes puede ser, desde el punto de vista nutricional, un plato único para la comida.

Mercados municipales

La olla admite gran variedad de componentes: verduras, legumbres, tubérculos, diferentes tipos de carnes, embutidos y huesos. Todos ellos los podemos encontrar en los mercados municipales de la provincia de Castellón. Esta elaboración mejora con el paso del tiempo y es mucho más sabrosa cuando tiene un par de días. Además, antiguamente se le añadía agua y se dejaba hervir, y en algunas zonas concretas se le agrega arroz, lentejas o ambos para estirar la preparación durante varias jornadas más .

Hay que diferenciar entre dos tipos de ollas, las que se consumen en el interior provincial, más ricas en grasas, y las del litoral, más ligeras, con más verduras y menos carnes. Cada municipio del interior tiene una olla. Las más conocidas son la olla recapte, la olla de la Plana, la olla segorbina y la olla churra.

Asimismo, Vila-real lleva a cabo cada año unas jornadas gastronómicas dedicadas a la olla, que tienen un éxito absoluto de participación entre la población.