+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

POLÉMICA RACIAL

El negro ayuda al blanco en Hollywood

La nueva serie 'Kevin (Probably) Saves the World' provoca críticas por mantener el concepto de la servidumbre

 

Los actores Kimberly Hebert Gregory y Jason Ritter, en la presentación de la serie de la ABC Kevin (Probably) Saves the World. - EL PERIÓDICO

EL PERIÓDICO
08/08/2017

Si ya había críticas en EEUU por el planteamiento del nuevo proyecto de la HBO 'Confederate' (una distopía en el que los estados esclavistas del sur ganaban la Guerra de Secesión), la nueva serie de la ABC 'Kevin (Probably) Saves the World' -'Kevin (problablemente) salva al mundo'- ha encrespado aún más a los defensores de la igualdad racial por los estereotipos que se siguen manteniendo en Hollywood.

'Kevin (Probably) Saves the World', que se presentó el pasado domingo en Los Ángeles, ha vuelto a poner en práctica el denostado argumento de 'Magical negro',  recurso argumental muy utilizado en Hollywood que consiste en plantear una trama en la que el personaje negro tiene como misión única ayudar al héroe blanco. Uno de los mejores y más exitosos ejemplos de esta fórmula es el del personaje Oda Mae Brown, una vidente a la que daba vida Whoopi Goldberg en la película 'Ghost' (1990). Más recientemente, se puede ver esta opción argumental  (que tiene fuertes raíces en la tradición narrativa norteamericana) en el personaje de Gus Mancuso (Laurence Fishburne), en 'Passengers' (2016).

Pero sin duda el paradigma de 'Magical negro' es Morgan Freeman, tal como queda claro en películas como 'Robin Hood, príncipe de los ladrones' (1991), 'Cadena perpetua' (1994), 'Como Dios' (2003), 'Sigo como Dios' (2007), o en la trilogía de 'Batman' dirigida por Christopher Nolan.

En la trama de la nueva serie, que tiene previsto su estreno para el  próximo 3 de octubre, Kevin (interpretado por Jason Ritter) es un perdedor y un egoísta al que un ser celestial llamado Yvette (Kimberly Hebert Gregory) ofrece una oportunidad de redención. Él es blanco, y ella, negra.


En la presentación, los productores de la intentaron rebatir las preguntas que se referían al uso del 'Magical negro' señalando que Yvette no es un ángel, que tiene defectos. "En realidad no se comporta como un ángel, y no usa un lenguaje angelical, y su objetivo real va más allá que el de ayudar a Kevin a ser mejor persona".

Tara Butters, cocreadora (blanca) de la serie, apuntó en la presentación que Yvette es no es el ángel guardián del héroe blanco. A medida que se desarrolla la serie se comprobará que si bien está para ayudar a Kevin, éste también la  ayudará a ella, y acaban creando una interesante asociación."

Pero los argumentos de los responsables de 'Kevin (Probably) Saves the World' no han convencido a los activistas, que a través de las redes sociales han cargado contra este nuevo ejemplo de lo que consideran una demostración del racismo latente que existe en Hollywood, y que ya quedó claro en el escándalo que se organizó en la entrega de los Oscar de los años 2015 y 2016, en la que todos los artistas eran blancos.

El término 'Magical negro' fue popularizado en el 2001 por el director Spike Lee, muy crítico con las grandes 'majors' de Hollywood, que mantenían este estereotipo en muchas de sus producciones, como era el caso de 'La milla verde' (1999) y 'La leyenda de Bagger Vance' (2000). "Mientras los negros son linchados en todos lados,  el 'caddie' Bagger Vance (Will Smith) solo está ansioso por conseguir mejorar el 'swing' de Matt Damon", criticaba el director de 'Malcolm X' (1992), desesperado al comprobar que todo sigue igual en Hollywood: "Siguen haciendo lo mismo de siempre, reciclar al buen salvaje y al esclavo feliz".