+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Erdogan recurrió a Facetime para comunicarse con los turcos

El presidente utilizó la aplicación de videollamada para perdir a sus seguidores que se echaran a la calle durante el gope

 

Erdogan durante el mensaje que envió a los turcos a través de Facetime. - REUTERS

EL PERIODICO
16/07/2016

El uso de las nuevas tecnologías, en concreto las aplicaciones para móvil, ha sido clave en el desarrollo de la crisis en Turquía. Con la televisión estatal en manos de los golpistas y el presidente RecepTayyip Erdogan aislado en su residencia veraniega, junto a su familia, lejos de la capital, la única manera que tuvo el jefe del Estado turco para comunicarse con la población de forma masiva fue a través de Facetime.

Se trata de un sistema de IPhone que te permite llevar a cabo unavideollamada. Erdogan se comunicó con el canal de televisión CNNTürk y pidió a la presentadora del informativo que mostrara delante de la cámara su imagen a través del móvil.

Fue entonces cuando Erdogan empezó a hablar a la audiencia y a pedir a todos sus seguidores que salieran a la calle y que llenaran las plazas para defender la democracia."Pido a nuestra gente, a todo el mundo, que llene las plazas del país para dar la respuesta necesaria", dijo el presidente.

Con este mensaje no solo quiso medir su fuerza con lo golpistas sino también mostrar a los turcos que estaba vivo y en condiciones para presentar batalla. Después del mensaje, miles de personas se echaron a las calles.


BLOQUEO DE REDES SOCIALES

Erdogan, horas después, ha utilizado otra vez el móvil para comunicarse con la población, esta vez con un SMS:  "Honorable nación turca, defiende tu honor, defiende tu país. Defiende tu democracia y tu paz. Salir a las calles en contra de este reducido grupo para defender la democracia, la nación. Defienda su Estado", ha escrito el mensaje que lleva su nombre.

El presidente turco, que cuando le ha convenido ha dejado a los ciudadanos de su país sin redes sociales -como cuando en el 2015 bloqueó Twitter y Youtube por difundir la foto de un jurista en manos de los secuestrados que después lo asesinaron, lo que fue calificado de “propaganda terrorista”-, las ha utilizado ahora para hacer frente a la peor crisis que ha sufrido en su larga carrera política.