+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hijos de inmigrantes en Italia luchan por conseguir la nacionalidad

Varias asociaciones reclaman que se apruebe ya la ley que permitiría convertirse en italianos a los hijos de inmigrantes nacidos en Italia o a quienes hayan cursado estudios en el país

 

Ian Elly Ssali Kiggundu, Marwa Mahmoud y Mohamed Abdalla Tailmoun (de izquierda a derecha), jóvenes que se han organizado para reclamar el derecho a tener la nacionalidad italiana. - IRENE SAVIO

IRENE SAVIO/ ROMA
25/06/2017

Ian Elly Ssali Kiggundu tiene 26 años y dice que, de mayor, quiere trabajar como abogado especializado en el Derecho Internacional. “O quizá el Comercial. Me lo estoy pensando. Sé que hablo mucho y que quiero vivir en Italia. Ésta es mi gente”, dice riéndose este joven nacido en Italia de padres ugandeses. Y es que, antes de terminar su carrera en Derecho, Ian ya tiene otro objetivo.

 “Estoy luchando para sea más fácil que los menores que nacieron o que viven en Italia adquieran la nacionalidad italiana”, afirma este joven representante de la asociación Generación 2. “No queremos que los niños de mañana sufran lo que hemos sufrido nosotros”, añade la ítaloegipcia Marwa Mahmoud, portavoz deItalianos Sin Ciudadanía, otro grupo integrado por centenares de hijos de inmigrantes que viven en Italia.

 Ambos saben que la suya no es una misión sencilla. Pero no por ello han dejado de batallar con uñas y dientes y emplean las redes sociales para consultarse y planificar sus acciones (todas pacíficas). La legislación en cuestión es un proyecto de ley que fue presentado ya hace años por el Partido Democrático pero sigue teniendo una hercúlea oposición de partidos como la Liga Norte y el Movimiento Cinco Estrellas.

 'IUS SOLI, IUS SANGUINIS, IUS CULTURAE'
Esto se debe a que el proyecto de ley, que ahora está siendo discutido en el Senado, introduce parcialmente —en su versión actual— el ‘ius soli (en latín, derecho de suelo)’, como criterio jurídico para conceder la nacionalidad a los niños de inmigrantes. Algo que le permitiría a los menores nacidos en Italia obtener ese derecho, siempre y cuando sus padres cumplan con una serie de requisitos, como poseer un permiso de residencia desde hace al menos cinco años.

 Además, también se prevé que al tradicional ‘ius sanguinis (en latín, el derecho de sangre), ya en vigor en Italia, se sume el ‘ius culturae (en latín, derecho de cultura)’. Un criterio que implica la concesión de la nacionalidad a los menores inmigrantes que han completado al menos un plan de estudios (escuela primaria o secundaria). Aunque también en este caso a los padres se les pediría cumplir con otros requisitos. Según una estimación de la fundación Leone Moressa, de ser aprobadas, alrededor de 800.000 niños y jóvenes se beneficiarían de las medidas casi de manera inmediata.

 PROBLEMAS DE IDENTIDAD
“No es normal que un niño que nació aquí, o llegó aquí siendo muy pequeño, no sea italiano hasta el cumplimiento del 18 año de edad, e incluso después en algunos casos. Pero esto es lo que ocurre ahora”, argumenta Marwa. “Es difícil para un crío vivir así. Crea problemas de identidad”, subraya la joven, refiriéndose al hecho de que quienes no cuentan con pasaporte italiano no pueden -por ejemplo- salir como los demás del país, o incluso participar en algunos concursos públicos.

 Exactamente como le pasó a Mohamed Abdalla Tailmoun, un libio que llegó a Italia con cinco años y hoy, con 44 años, todavía no es ciudadano italiano. “Tuve que elegir un oficio que no requería la nacionalidad italiana”, cuenta Tailmoun, que hoy es mediador cultural. “Sé cocinar unas excelentes lasañas pero conseguir los papeles requeridos por la actual legislación italiana es una verdadera pesadilla si, como yo, has nacido en Congo”, reflexiona Esuk Mulongandusu, quien antaño fue un adolescente huérfano en Italia después de su padre falleciera en el conflicto en ese país africano.