+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

A fondo

Un Consell agotado

La lluvia de promesas con la que Puig inundó la Comunitat se convierte en fracasos

 

Un Consell agotado -

Un Consell agotado -

Rubén Ibáñez Rubén Ibáñez
12/09/2018

El debate de política general que estos días se está realizando en Les Corts Valencianes demuestra que Ximo Puig y su Consell están agotados.

La lluvia de promesas con las que Puig inundó la Comunitat en el 2015 se ha convertido en un huracán de fracasos sonoros producto de la prepotencia, la incapacidad y falta de gestión de su gobierno.

Más de 3.000 millones no gestionados e impagos que superan los 2.000 millones son cifras que dejan al descubierto la incapacidad de la gestión de Puig, quien prioriza los enchufes y el engorde de la Administración a la prestación de servicios a los valencianos.

Cinco mil valencianos fallecidos esperando la ayuda de la dependencia, el 33% de los valencianos en riesgo de exclusión social, listas de espera que superan los 90 días en sanidad u 11.000 niños en barracones son cifras que contratan con los más de 100 millones gastados en la nueva televisión o casi los 2 millones de euros que cuesta de más todo el nuevo Gobierno. Fracasos e incumplimientos son las notas que se lleva el Consell de Puig en este mes de septiembre.

La política industrial o de empleo han sido sencillamente invisibles. La industria castellonense no cuenta para Puig sencillamente porque no la conoce y nada tiene que ofrecerles. Ni un solo euro en inversión en tres años de gobierno de Puig es el pésimo balance que tiene que ofrecer.

En materia de empleo, gracias a las política aplicadas por el Gobierno del PP y de Rajoy, nuestra Comunitat, y principalmente nuestra provincia, superó el drama del paro que gobiernos del PSOE provocaron y que generaron un gran caos en nuestra tierra.

A pesar de la política clara y decidida del PP en materia de empleo, el Consell de Puig ha dejado de invertir año tras año fondos para potenciar el empleo en la Comunitat. 500 millones es la cifra que Puig ha tirado a la basura por medio del Servef al no utilizarlos. Nuevamente incapacidad y nula gestión.

Todos estos ejemplos y muchísimos más demuestran el agotamiento y el fracaso del Consell de Puig. El tiempo de Puig se ha terminado y empieza el tiempo de la libertad, de las oportunidades, de recuperar el orgullo de esta Comunitat, del empleo y el crecimiento, el que representa el Partido Popular.

*Diputado autonómico del PP