+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Esteladas y subvenciones

 

Cristina Gabarda Cristina Gabarda
24/01/2018

Desde Ciudadanos llevamos meses denunciándolo y ha vuelto a ocurrir: esteladas en la fiesta de Sant Antoni del Grao, en la Trobada de Bestiari Domèstic organizada por el Ayuntamiento de Castellón y Botafocs. No es un caso aislado. También ocurrió en la Cremà de Vila-real, por segundo año consecutivo y pese las advertencias previas de nuestro grupo municipal en esta localidad, o en el día de la Comunitat en Castellón donde los integrantes de la Muixeranga llevaban esteladas en sus muñecas. Éste es otro acto más subvencionado y patrocinado por un Ayuntamiento castellonense donde se consienten y autorizan esteladas y cánticos a favor de la independencia. Y a ello se le suma que los ayuntamientos del bipartito han repartido o pretenden conceder subvenciones a entidades cercanas al procès y que defienden los Països Catalans.

Todo ello evidencia el secuestro de algunas corrientes de Compromís al PSPV. Un PSPV que por su inacción u omisión está siendo cómplice de la deriva nacionalista de nuestras instituciones. Olvidan que los ayuntamientos están para garantizar los mejores servicios a sus vecinos, para promover el empleo, para ayudar en la formación y en la reinserción laboral de aquellos que lo tienen más difícil, no para atacar la Constitución. Pero además, estos hechos, también demuestran el abandono de la agenda social de nuestras instituciones.

Desde Ciudadanos no vamos a apoyar presupuestos que sigan esta línea ideológica y seguiremos oponiéndonos a sufragar con dinero público que las fiestas de todos se conviertan en las fiestas de algunos. Los hechos ocurridos en municipios como la Vall d’Uixó, Castellón o Vila-real, tienen un denominador común, el bipartito formado por PSPV y Compromís. El pacto por los sillones está teniendo consecuencias gravísimas en el avance del nacionalismo en la provincia y desde Ciudadanos seguiremos trabajando para frenar este despropósito. Más libertad y menos imposición, más inclusión y menos crispación, eso es lo que esperamos de los Gobiernos locales desde Ciudadanos, y lucharemos para conseguirlo.

*Portavoz de Cs en la Diputación y concejala en el Ayuntamiento de Castellón

   
1 Comentario
01

Por Cruda Realidad 13:34 - 24.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Estimada Cristina, me temo que usted comparte el mismo grave e incurable problema que la diputada Gascó. Las cuatribarradas “esteladas”, en sus diferentes subespecies, son avistadas en el Antiguo Reino de Valencia desde los año 70 del pasado siglo XX, y hasta la fecha no se tiene constancia de que transmitan enfermedad contagiosa alguna. Estimada Cristina, se supone que vivimos en un País libre en el que uno puede llevar en la muñeca la bandera que le de la real gana ¿no? Las banderas se autorizaban en tiempos del Franco, en la actualidad hasta el Tribunal Constitucional presidido por De los Cobos, tuvo que recordar a ciertos políticos que la “independencia” es una aspiración políticamente legítima ¿no lo recuerda? En cuanto al nacionalismo estimada Cristina, recuerde que gracias a él existen la mayoría de los actuales Países que forman la Unión Europea, desde Alemanía hasta la república Checa, sin olvidarnos de Italia. Le recomiendo que reflexione sobre el nacionalismo norteamericano, con su banderas de “barres i esteles” ondeando en infinidad de hogares en un País sin idioma oficial, formado por cincuenta y tantos Estados completamente independientes unos de otros, cada uno con su carnet de conducir, justicia, policía, constitución, bandera, ….. propias. Hasta ejercito propio, las Guardias Nacionales Estatales. Cada Estado independiente de los otros, con una personalidad y acento distintos, pero todos sintiéndose ciudadanos de un mismo País ¿lo podrá llegar a entender, estimada Cristina?