+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Opinión

 

A fondo

¡Qué error!, ¡qué inmenso error!

Gran Bretaña comete una equivocación histórica con su salida de la Unión Europea

 

José Martí José Martí
12/02/2020

Otros artículos con el mismo título acabaron reproduciendo lo que criticaban y el error fue del articulista. Por ejemplo, tiene cierta fama el artículo del historiador Ricardo de la Cierva criticando la designación de Adolfo Suárez en la Transición. Yo no temo equivocarme y juzgo de error histórico lo que sucedió hace solo unos días, exactamente el 31 de enero de 2020. Gran Bretaña se ha salido de la Unión Europea.

Contrariamente a lo que creía Rousseau, a veces los cuerpos electorales, torticeramente manipulados e incompetentemente liderados, se equivocan. Aquí tenemos una muestra. Quizá los británicos aún no han acabado de asimilar la pérdida de su imperio. La negociación con la UE está abierta y esperemos que el error no se agrande. El peligro está ahí y tal vez quieran convertir el viejo imperio en un gran paraíso fiscal con bajos impuestos, pocas regulaciones, muy al borde de la delincuencia y el pirateo, ahora financiero. Sería un triste sino para un país en tantas cosas admirable. Ellos verán.

Mientras tanto, nosotros a lo nuestro. Y lo nuestro se llama más y más Europa. El maestro Ortega, gran adalid de la idea de Europa, en La rebelión de las masas, premonitoriamente ya veía la insuficiencia del estado-nación y a Europa como gran artificio civilizatorio: «Europa se ha hecho en forma de pequeñas naciones. En cierto modo, la idea y el sentimiento nacionales han sido su invención más característica. Y ahora se ve obligada a superarse a sí misma. Ese es el esquema del drama enorme que va a representarse en los años venideros. ¿Sabrá liberarse de supervivencias o quedará prisionera para siempre de ellas?(…) La Unidad Europea no es una fantasía sino que es la realidad misma, y la fantasía es precisamente lo otro, la creencia de que Francia, Alemania, Italia o España son realidades sustantivas, completas e independientes». El libro data de 1929.

En la actualidad, Habermas, desde otra postura ideológica, coincide plenamente con Ortega en la insuficiencia del estado-nación: «Las diversas tendencias a la globalización de las comunicaciones, de la producción económica y de su financiación, de las transferencias en tecnología y armamento, del comercio de drogas y de la criminalidad y de los peligros estratégicos y económicos, nos confrontan con problemas que no pueden solucionarse dentro del marco del estado nacional». Y ligado a esa insuficiencia, la necesidad de una mayor integración, de más Europa: «En este sentido resulta instructiva la prueba a la que se ha de someter ahora la UE. A saber, tiene que poner a prueba la voluntad y la capacidad de los ciudadanos, de las élites políticas y de los medios de comunicación de masas, de dar, al menos en la Eurozona, el siguiente paso hacia la integración y así hacer avanzar un paso más la civilización del ejercicio del dominio político».

Porque Habermas y otros europeistas saben donde está el peligro: «Debido a la creciente desigualdad social, ansiedad y aumento de la inseguridad dentro de una población, existe la tentación de replegarse tras fronteras familiares en las que creemos que podemos confiar y aferrarse a entidades naturalizadas o heredadas como la nación, la lengua o la religión»(...) «La reactivación de la llama regionalista en Escocia, Cataluña o Flandes es a mi juicio un equivalente funcional al éxito del Frente Nacional en Francia».

Sería un inmenso error reproducir el brexit. Europa sobre todo es Unión, una Unión que nos ha dado paz, libertad, justicia, derechos sociales y bienestar. Unos valores de los que disfrutamos. ¡Cómo para salirse del Club!

*Presidente de la Diputación

   
3 Comentarios
03

Por jps 17:32 - 12.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

C.R. Yo no pondría en el olimpo de la democracia al reino unido. Los que tenemos una edad sabemos como se las gastan, todos los días por la tv veíamos la barbara represión del Ulster. Se voto el brexit y ganó 52 a 48 . Eso es democracia, y si votarán hoy , seria también igual. Por sí acaso les prohíben un segundo referéndum , exactamente como en Escocia que no les dejan volver a otro referéndum , muy democrático. Y si hicieran un referéndum sobre la pena de muerte? Y si encima lo hicieran después de u a noticia como lo delas niñas de alcácer. Y si hicieran un referéndum en Cataluña sobre la soberanía de España sin que pudieran votar los españoles en su conjunto. Muy democrático no es.

02

Por vicentboschipaus 15:19 - 12.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Mentre els salaris i la fiscalitat siguen diferents sempre serà una unió del que més xiule, capador.

01

Por Cruda Realidad 10:42 - 12.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Resulta curioso, muy curioso, que un “demócrata” afirme descaradamente que los ciudadanos del Reino Unido, de Bélgica o Cataluña votan mal, son tontos y se dejan manipular fácilmente......¡Menudo demócrata de pacotilla! El tiempo dirá que consecuencias tendrá el Brexit para los británicos y para los europeos, sobre todo los españoles, que somos de los que más tenemos que perder si las negociaciones se tuercen, no lo olvidemos. El Reino Unido no fue miembro fundador de la Comunidad Europea, Francia bloqueó su ingreso durante años y cuando se incorporó, lo hizo con un acuerdo especial, con un pie dentro y otro fuera, no adoptó el euro como moneda, ni perteneció jamás al espacio Schengen. Fuera de la Comunidad Europea también hay vida, pese a que a algunos se les haga muy, pero que muy cuesta arriba reconocerlo, no sea que los dirigentes alemanes y franceses les pongan cara a la pared, con los brazos en cruz y las orejas de burro....