+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El virus en España

Autónomos y pequeñas empresas, grandes perjudicados del coronavirus

Los diarios de Prensa Ibérica publican desde el pasado 1 de abril una sección web de vídeos en la que explican cómo están viviendo el parón de la actividad y las dificultades que atraviesan

 

M Francesc MeleroN Praveen VaswaniO Ana Belén FernándezP Amador DomínguezQ Roberto AramburuR Javier ConesaS Rebeca MarínT Inmaculada Ruano -

M Francesc MeleroN Praveen VaswaniO Ana Belén FernándezP Amador DomínguezQ Roberto AramburuR Javier ConesaS Rebeca MarínT Inmaculada Ruano -

M. H.
19/04/2020

De un día para otro, sin previo aviso, tuvieron que cerrar las puertas de sus negocios. Desde entonces sus ingresos se han reducido de forma drástica y, sin embargo, se ven obligados a asumir numerosos gastos. Lamentan la situación, denuncian que los aplazamientos llegan tarde, consideran que las ayudas son insuficientes y que los créditos, que generan mayor endeudamiento, no deberían ser la única solución. Muchos aseguran que su situación es crítica y pronto pueden verse abocados a liquidar sus pequeñas empresas, lo que generaría una considerable destrucción de empleo en un país que cuenta con 3,2 millones de autónomos.

Desde abril los periódicos de Prensa Ibérica, grupo al que pertenece el periódico Mediterráneo, publican en su versión digital una nueva sección de vídeos, Coronavirus: La Voz de los Autónomos y las Pymes, en la que explican su situación, expresan lo que piensan, detallan los riesgos que afrontan y reivindican medidas que alivien el grave impacto que la crisis del covid-19 está teniendo en su economía.

TESTIMONIOS

Francesc Melero es técnico

de sonido para espectáculos

«Nos vimos afectados por la orden de parar todos los actos en los que hay grandes acumulaciones de gente, y automáticamente cayeron en picado todas las reservas que teníamos para ese mismo mes de marzo. Hemos sido los primeros en vernos afectados y seremos los últimos en volver a la normalidad».

Ana Belén Fernández

tiene una tienda de ropa infantil

«Tengo dos niños de cuatro años mellizos. A mí me gustaría saber cómo lo hago con 661 euros. Cómo comemos, pago la luz, el agua, el alquiler del local, los proveedores que nos acaban de servir, el IVA… porque no nos lo van a regalar. Nos van a hacer una moratoria para que lo paguemos en el mes de junio. Las ayudas de los autónomos están siendo insuficientes».

Roberto Aramburu

es copropietario de una

pequeña empresa del sector agroalimentario

«Somos una pyme que hasta hace quince días teníamos 36 trabajadores. Al ser del sector de la alimentación, no se nos permite hacer un ERTE con una caída brutal de las ventas. Ante esta imposibilidad, no nos quedó más remedio que despedir. Tener que despedir a once trabajadores, que no se lo merecen, para poder pagar la nómina de los otros 26 es algo difícil de asimilar».

Rebeca Marín

tiene una peluquería

«Ahora estoy en paro porque he tenido que hacer un cese de actividad y un ERTE a la trabajadora que tenía. No tengo ingresos. No tengo ningún tipo de ayuda. Y no me soluciona nada aplazar los pagos. Lo aplazo todo, ¿y luego cómo lo hago?»

Praveen Vaswani es autónomo discontinuo y tiene un negocio ligado al turismo de temporada

«Al ser Alcudia una zona turística, trabajamos aquí únicamente siete meses, entre abril y octubre. No tengo derecho a ayudas porque no estaba dado de alta antes del estado de alarma. Llevo cinco meses sin ingresos y tengo muchos gastos. Me preocupa saber qué pasará cuando acabe el confinamiento, ¿se animará la gente a viajar?»

Amador Domínguez

tiene una cafetería de

la que dependen siete familias

«La primera vergüenza es cuando voy a la cuenta bancaria y resulta que han cargado el autónomo. Llevamos desde el 14 de marzo cerrados y solo encontramos gastos, e ingresos, cero. Nuestro futuro se ve muy crítico».

Javier Conesa

es peluquero

«No son ayudas. Nos ofrecen atrasar el pago de los autónomos, pero igualmente hay que pagarlo. Pero si no tenemos dinero ahora, no tendremos después. Si esto se prolongara mucho más, sería catastrófico».

Inmaculada Ruano

tiene una tienda de

informática y papelería

««Mantenemos el negocio abierto pero, como los clientes están confinados, no hacemos nada de ingresos. Luego, como somos una empresa de primera necesidad, no podemos acogernos tampoco a la suspensión temporal».