+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

NEUMONÍA EN EL GIGANTE ASIÁTICO

El coronavirus dañará la economía china 10 veces más que el SARS

Pekín acusa a las autoridades de Estados Unidos de sembrar el pánico a raíz de esta enfermedad. El consumo interno, el más afectado de todos, es actualmente la principal locomotora del país

 

ADRIÁN FONCILLAS
04/02/2020

Se sabía la tragedia antes de la reapertura de las bolsas chinas tras las vacaciones, pero faltaba medirla. La jornada de ayer terminó con el derrumbe del 7,7% de la de Shanghái (el mayor en un lustro) y del 8,4% de la de Shenzhen y la certeza de que la inyección de 1,2 billones de yuanes (154.000 millones de euros) prometida por el Banco Central del país no trasciende de una tirita.

También se sabe que la factura del coronavirus será más onerosa que la del SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y falta saber en qué proporción. Aquella, con un cuadro de pánico y parálisis similar, recortó el crecimiento del segundo trimestre del 2003 del 11,1% al 9,1%, pero sus efectos fueron efímeros (el trimestre siguiente recuperaba los dos dígitos) y limitados a la China continental y Hong Kong. En los tiempos del SARS, China suponía el 4% del PIB mundial y ahora, el 17%.

El panorama no es nada halagüeño. China aún se recupera hoy de la guerra comercial con EEUU, lidia con una deuda elefantiásica, tiene cruciales reformas estructurales pendientes y teme que la desaceleración desemboque en despidos masivos. Por eso, entre otras cosas, el Gobierno chino estalló ayer y acusó precisamente a EEUU de estar extendiendo el miedo al coronavirus en lugar de ofrecer ayuda a China. Un portavoz ministerial denunció que EEUU fue el primer país en evacuar a su personal diplomático y el primero en imponer el veto a viajeros chinos. Además, agregó, no ha proporcionado «ninguna ayuda sustancial» a Pekín contra el coronavirus.

PSICOSIS / El miedo ha grapado a los chinos a sus casas. Pocos restaurantes y tiendas están abiertos, el ocio se reduce a la televisión y se ha desvanecido el turismo. Sus consecuencias son más gravosas que dos décadas atrás, cuando el patrón económico descansaba en la «fábrica global» que regaba el mundo de exportaciones baratas. El consumo interno, el sector más afectado, es la locomotora actual. Los servicios concentran el 52% de la economía nacional y el turismo ha pasado del 2% al 5%. Y, si la pandemia se cronifica, el gasto público en sanidad absorberá los recursos para construir infraestructuras.

El impacto del coronavirus multiplicará al menos por 10 el del SARS, calcula Scott Kennedy, sinólogo del Centro de Estudios Internacionales Estratégicos. «Esperamos un gran golpe en la economía china en la primera parte del año», argumenta.

La caída por cuarto día consecutivo de los contagios fuera de la provincia de Hubei, epicentro de la epidemia, alejan el temor de una pandemia descontrolada. Pero en Hubei, sometida a cuarentena, el virus no da tregua y perpetúa el bloqueo de una de las regiones más lozanas del país.

La economía china durante el SARS superaba a la italiana y hoy iguala a la de la UE: en apenas 16 años ha trepado del sexto puesto (1,6 billones de dólares) al segundo (13,6). Es la mayor exportadora hacia EEUU y Japón y la que más importa desde la UE.