+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

anuncio de la ministra tras dos muertes en 24 horas

Montserrat urge el pacto de Estado en contra de la violencia machista

Asegura que la futura ley del alcohol «no será intervencionista ni de multas». La titular de Sanidad considera que las víctimas de esta lacra «lo necesitan»

 

MADRID
03/01/2017

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, urgió ayer a sellar un pacto de Estado contra la violencia machista porque las víctimas de esta lacra «lo necesitan».

«Una nueva vida arrebatada por la violencia machista. El Pacto de Estado contra #ViolenciaGénero es una necesidad urgente. Ellas lo necesitan», señaló la ministra en su cuenta personal de Twitter. Montserrat se pronunció así después de confirmarse el primer crimen de violencia machista del año, así como la muerte de otra mujer tras caer de un cuarto piso, un caso que está en investigación pero por el que ya se ha detenido a un hombre que cuenta con antecedentes por malos tratos. Además del Pacto Nacional contra la Violencia Machista, la titular de Sanidad tiene previsto poner en marcha otras medidas para luchar contra la lacra.

Avanzó en este contexto su intención de iniciar una campaña para dar visibilidad y luchar contra la violencia machista en el ámbito rural. Incidió en la necesidad de dar a conocer los malos tratos que sufren las mujeres rurales, aquellas que viven en pueblos, aldeas o lugares a los que no llega toda la información y que, en algunos casos, no tienen acceso a internet ni a las redes.

Por otra parte, la ministra aseguró que la futura normativa para frenar el consumo de alcohol en menores «no será intervencionista» ni «una ley de multas», sino de «sensibilización y prevención» y abogó por trasladar este tema «a las aulas».

Dos meses después de tomar posesión de su cargo, Montserrat detalló sus propuestas para esta legislatura, entre las que destaca la aprobación de esa ley, que está convencida de que saldrá adelante «con consenso». Esta norma se gestará en el seno de la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Consumo de las Drogas, que empezará sus trabajos en enero con el cometido de elaborar un informe previo a la redacción del anteproyecto de ley.

La ministra insistió en que no será una ley punitiva, aunque podría contemplar sanciones para padres a cuyos hijos «se les haya pillado cinco o equis veces» bebiendo alcohol en la vía pública y no les hayan llevado a los cursos de sensibilización que se imparten para estos jóvenes.

Y será la Comisión Mixta del Parlamento la que determine si se tienen que modificar las sanciones que se hallan previstas en la Ley de Seguridad Ciudadana, según ha explicado.

En su opinión, esta ley debe contar con el apoyo de la industria del alcohol, y sobre si habría que regular la publicidad de estas bebidas en determinados espacios como los estadios de fútbol, ha dicho que aún no tiene un criterio claro.