+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONTUNDENTE CONDENA DE LOS ABUSOS

El Papa prologa el libro de una víctima de un cura pederasta

Francisco califica de "monstruosidad absoluta" los abusos de menores por parte de religiosos El Pontífice considera que las denuncias de estos crímenes "derriban el muro de silencio"

 

El Papa, en una audiencia general en el Vaticano, la semana pasada. - ANDREAS SOLARO

RENE SAVIO / ROMA
13/02/2017

Los escándalos de pederastia clerical, como el recientemente destapado en Australia, siguen azotando y desestabilizando al núcleo de la Iglesia. En este contexto, en su último mensaje de condena el papa Francisco ha optado por una nueva fórmula y ha prologado el libro de una víctima. Es un gesto que no solo deja claro que el asunto sigue sobre su mesa, sino que también evidencia que el Pontífice avala que las víctimas de curas pederastas denuncien.

 En un texto que introduce el libro de Daniel Pittet, un bibliotecario suizo que sufrió abusos en su juventud, el Papa califica los abusos clericales de "monstruosidad absoluta". Se trata, añade, de un delito por el que "algunas víctimas han llegado al suicidio". "[Estas muertes] pesan sobre mi corazón, mi conciencia y la de toda la Iglesia. Pido humildemente perdón", agrega en el prólogo de 'Padre, yo le perdono', que este lunes ha salido a la venta en Italia.

 Por ello, escribe el Papa, agradece a Pittet su testimonio, pues denuncias como la suya "derriban el muro de silencio" detrás del cual se ocultan tantos "escándalos y sufrimientos". Dichos testimonios "abren camino a la justa reparación y reconciliación" y ayudan a que "los pedofilos tomen conciencia de las terribles consecuencias de sus acciones", considera el Papa.

SEVERIDAD EXTREMA
"Conocí a Daniel en el Vaticano en el 2015", explica Francisco, agregando que Pittet decidió 44 años después de los abusos reencontrarse con su verdugo, un monje suizo. "¿Cómo puede un sacerdote, al servicio de Cristo y de su Iglesia, llegar a causar tanto mal? ¿Cómo puede haber consagrado su vida para conducir a los niños a Dios y terminar en cambio devorándolos en lo que he llamado 'un sacrificio diabólico', que destruye tanto a la víctima como la vida de la Iglesia?", se pregunta el Papa.

Hay que tratar con una "severidad extrema a los sacerdotes que traicionan su misión y a los obispos que les protegen", concluye.

 Durante décadas, la jerarquía de la Iglesia católica miró hacia otro lado ante el más sucio de los crímenes, encubrió a sus autores y despreció a las víctimas. Sin embargo, desde la histórica petición de perdón de Benedicto XVI en el 2010, la Iglesia ha endurecido las normas para castigar a los responsables de estos delitos. Algo que, no obstante, aún debe perfeccionarse, como evidencia el hecho de que no se han establecido sanciones precisas para los laicos que trabajen en estructuras religiosas.

1.200 DENUNCIAS EN TRES AÑOS
La semana pasada se conoció que cerca de 4.500 personas sufrieron abusos sexuales en Australia entre 1980 y 2015. Algo que llevará a que casi todos los obispos de ese país sean interrogados. Y esto después de que hace unos meses el cardenal australiano George Pell, encargado de finanzas del Vaticano, fuera salpicado por una serie de acusaciones en su contra.

 De acuerdo con el reciente libro 'Lujuria', escrito por el periodista de investigación Emiliano Fittipaldi, la Congregación de la Doctrina de la Fe recibió en los primeros tres años de papado de Francisco a unas 1.200 denuncias (400 al año) por abusos sexuales cometidos por sacerdotes. Se desconoce, sin embargo, cuántos de estos casos han sido ya examinados y cuántos se han verificado.