+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DOS ADOLESCENTES DE 14 AÑOS

Detenidos dos menores por matar a una pareja de ancianos en Bilbao

Las víctimas, halladas sin vida en su piso el jueves, fueron acuchilladas. La autopsia habría confirmado que el asesinato se produjo con «ensañamiento»

 

Los servicios funerarios se llevan los cadáveres de los ancianos, en Bilbao, la noche del pasado jueves. - LUIS TEJIDO

AITOR UBARRETXENA mediterraneo@elperiodico.com BILBAO
22/01/2018

Bilbao vivió ayer una jornada de conmoción después de que la investigación policial sobre la muerte de una pareja de ancianos de 87 años ocurrida el pasado jueves en su domicilio del barrio bilbaíno de Otxarkoaga permitiera el arresto de dos menores de solo 14 años como implicados en el suceso. Los dos adolescentes tenían antecedentes por robo con violencia e intimidación.

La primera detención se registró hacia las 14.30 horas en el municipio de Balmaseda, mientras que el segundo arresto se produjo unas tres horas después en Bilbao, cuando el segundo menor se entregó en una gasolinera. Por el momento se descartaban nuevas detenciones, aunque continúan las pesquisas para esclarecer los truculentos hechos.

Los investigadores de la Comisaría de la Ertzaintza de Deusto, en Bilbao, consideran que ambos chicos, domiciliados en Bilbao y en otras localidades de Vizcaya, están relacionados con el asesinato del humilde matrimonio y pasaron a disposición de la Fiscalía de menores ayer por la tarde.

Las mismas fuentes explican que los adolescentes arrestados son vecinos del barrio donde ocurrió el crimen y de etnia gitana, si bien no tienen relación con el denominado clan de los Pichis, un grupo familiar que ha protagonizado algunos incidentes de convivencia en el barrio.

El crimen se habría cometido, aparentemente, durante la noche del miércoles al jueves, y el análisis forense habría confirmado que hubo «ensañamiento». Ambos cuerpos presentaban signos de gran violencia, golpes en la cabeza y varias cuchilladas.

Las detenciones fueron posibles, en parte, gracias a las descripciones proporcionadas por vecinos de las víctimas, que vieron a los menores merodeando las viviendas horas antes.