+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

DECIDE NO DECLARAR

A prisión acusado de abuso sexual a su sobrina de 9 años en Nules

La Guardia Civil detiene al tío de la niña por hacerle tocamientos y mostrarle vídeos pornográficos

 

El juez de Nules admite la petición de la Fiscalía y envía a prisión al detenido por presuntos abusos a su sobrina. - MEDITERRÁNEO

NÚRIA B. BIGNÉ
28/01/2020

Un vecino de Nules de mediana edad ha ingresado en prisión preventiva como presunto autor de un delito de abusos sexuales a menores, tras ser detenido recientemente por agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil. El investigado fue puesto a disposición del juzgado durante el pasado fin de semana, acusado de realizar tocamientos a su sobrina de nueve años de edad. Según ha podido saber Mediterráneo de fuentes solventes, el adulto, de nacionalidad rumana, habría también mostrado contenidos pornográficos a la pequeña, a quien le habría dicho que esas prácticas las harían «cuando fuese mayor».

Agentes de la Benemérita han dirigido la investigación contra el familiar de la menor, quien fue trasladado a dependencias policiales y, más tarde, a los juzgados de Nules. Sin embargo, en su comparecencia ante la autoridad judicial, se acogió a su derecho a no declarar. La Fiscalía solicitó entonces su ingreso en prisión provisional, dada la gravedad de los hechos, una petición que fue admitida por el juzgado instructor, que mandó a la cárcel al tío de la víctima.

El susodicho puede enfrentarse a un presunto delito de abusos sexuales a menor de 16 años --castigado con penas de dos a seis de prisión-- y otro de exhibicionismo y provocación sexual, penado de seis meses a un año de cárcel por difundir o mostrar pornografía entre menores, como establece el artículo 186 del Código Penal

EL ENTORNO 

Una vez más, el presunto agresor se encuentra en el entorno de la víctima de los abusos y es que la proximidad a los niños es determinante en muchos delitos contra la libertad sexual. Padres, padrastros, abuelos o tíos son familiares que, de una forma más o menos habitual, se sientan en banquillos de los acusados de la provincia para hacer frente a cargos de este tipo. Aprovechan el acceso a las víctimas en la intimidad del hogar, la confianza depositada en ellos por parte de los afectados y la autoridad que proyectan sobre los pequeños para abusar sexualmente de ellos y amenazarlos si deciden contar su particular infierno.

También hay acusados del entorno escolar, deportivo o religioso, tales como profesores, entrenadores o catequistas. Precisamente, esta última figura religiosa protagonizará próximamente un juicio en la Audiencia Provincial. Un joven catequista de Castellón se enfrentará en el mes de marzo a 18 años y medio de prisión por supuestos abusos sexuales a menores. La Fiscalía Provincial sostiene que el investigado disponía de las llaves de un piso propiedad de una parroquia y que allí llevó a dos adolescentes de 14 y 15 años.

Recientemente, un vecino de Onda fue sentenciado a 15 años de cárcel por abusos y ciberacoso a dos niñas de unos doce años, amigas de su propia hija.