+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Catalanes buscan en Castellón pisos para todo el año y locales para su domicilio social

A los registradores y notarios aún no les consta el traslado de empresas, por ahora. Las inmobiliarias detectan consultas desde Barcelona para comprar y alquilar

 

La inquietud de muchos catalanes ha elevado las colas de clientes en oficinas del norte provincial en estos días. - BARTOMEU ROIG

NOELIA MARTÍNEZ
14/10/2017

Agencias inmobiliarias de Castellón capital y del norte de la provincia reciben «a diario» consultas de particulares y empresarios catalanes, sobre todo de Barcelona, interesados en comprar o alquilar viviendas para residir todo el año; o locales o despachos para establecer su domicilio social.

El presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Castellón (Coapi), Francisco Nomdedéu, corroboró esta tendencia al alza en las últimas semanas. «Varios asociados me confirman que tienen catalanes, de Barcelona ciudad o provincia, de mediana edad, de más de 50 años, que ven convulsa la actual situación en Cataluña y buscan pisos», indicó. Y detalló que «nos preguntan por ofertas de viviendas medianas, tirando a grandes, de calidad, pero no en localidades turísticas, sino en Castellón capital. Por su tipo de trabajo autónomo, o por estar jubilados, están dispuestos a cambiar de residencia habitual».

A DIARIO / Una inmobiliaria de Vinaròs confirmó que «todos los días, desde hace dos semanas» les llaman de Barcelona, Amposta, etc. «Hay empresarios que buscan locales para comprar o alquilar para fijar su domicilio social en la provincia», apuntan. Y agregan que hay particulares que buscan viviendas. «Bien para invertir los ahorros en un apartamento turístico en Peñíscola, Sant Jordi, etc. o bien en un piso para venirse a vivir aquí. Oferta en alquiler hay poca en Vinaròs y les miramos en otros enclaves. Estamos enseñando inmuebles», indicó.

En otra inmobiliaria vinarocense, MPR, su gerente, Pilar Ribera, apuntó que tiene clientes catalanes «pero ya desde el verano pasado. Jubilados que buscan alquiler para vivir, pues con su pensión en Barcelona no llegan y aquí tienen calidad de vida. De alquiler hay poco y les buscamos en Benicarló o Peñíscola. Ahora siguen las consultas. La gente está un poco asustada».

En cuanto a traslados de empresas catalanas a Castellón --dos pymes textiles de Barcelona consultaron por ello a la Cámara de Comercio--, el Colegio de Registradores de la Propiedad no tiene aún constancia oficial ni tampoco el Colegio Notarial, cuyo representante en Castellón José Vicente Malo recordó que «cambiar el domicilio social es más sencillo que el fiscal, que implica más trámites para una pyme».