Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Samuel Falomir

TRIBUNA

Samuel Falomir

En defensa del parany

Lamento el nuevo revés que la Conselleria de Agricultura ha asestado al parany al denegar las pruebas de la cesta malla pedidas por Apaval. Así, quiero expresar, una vez más, mi apoyo a esta asociación y a todos los aficionados a esta modalidad de caza perseguida, discriminada y penalizada injustamente por gobernantes que toman decisiones, ajenos a la realidad de lo que ha representado en nuestras localidades. Además de una tradición arraigada, para muchos fue en su momento un modo de vida.

Si hablo del parany me vienen a la memoria grandes momentos con amigos y familiares, pues la distracción de una noche de caza nos servía para estar un fin de semana compartiendo risas y buenos momentos. Siempre se ha defendido la necesidad de regular la caza con parany, a lo que nadie se opone, pues los paranyers siempre han defendido una regulación, pero regular no es prohibir, y esto es lo que ha ocurrido. Con el argumento de que esta caza no es selectiva, han terminado con esta tradición tan enraizada en nuestra Comunidad, cuando todos sabemos que eso no es así.

Método totalmente selectivo

A partir de esta prohibición, Apaval ha buscado otras alternativas para poder cazar con parany, mediante modalidades que pudieran garantizar, todavía más, que esta caza es selectiva, como otras que están autorizadas. El cesto malla se creó para legalizar de nuevo el parany y, cualquiera que haya visto su funcionamiento, no puede negar que es un dispositivo seguro y selectivo. Pues, aun así, inexplicablemente, la Conselleria no les autoriza a hacer pruebas en el campo para acreditar que estamos ante un método de caza totalmente selectivo y compatible con la legislación vigente.

«Tenéis que buscar alternativas, tenéis que reinventaros», cuántas veces los paranyers han escuchado estas palabras… y cuando lo han hecho, lejos de apoyarles, se les da un portazo a sus expectativas. Nunca lograré entender el porqué del linchamiento contra este colectivo, en lugar de perseguir a los que realmente hacen daño a nuestra naturaleza y a nuestro ecosistema.

Pido, desde aquí, a la Generalitat valenciana empatía con los paranyers y los que apoyamos esta caza. No somos criminales, simplemente somos valencianos y valencianas que defendemos esta tradición heredada de nuestros padres y abuelos, que nunca ha causado un problema medioambiental, natural y mucho menos al ecosistema. ¡Sí al parany!

Alcalde de l’Alcora

Compartir el artículo

stats