Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casimiro López Llorente

CARTA DEL OBISPO

Casimiro López Llorente

Jornada de la Familia

Hoy, dentro de la octava de la Navidad, celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia y la Jornada de la Familia. En Navidad, Jesús, el Hijo de Dios, se hace hombre para traer al mundo la bondad y el amor de Dios; Jesús nos ofrece a Dios, que es amor, y, a la vez, nos muestra quién es el ser humano: su origen y su destino no son otros sino el amor. El Hijo de Dios eligió para hacerse hombre una familia, allí donde el ser humano está más dispuesto a desear lo mejor para el otro, a desvivirse por él y a anteponer el amor por encima de cualquier otro interés. Con ello, Jesús nos enseña, sin palabras, la dignidad y el valor primordial de la familia. Con su vida y sus palabras, Jesús ha devuelto su verdadero sentido al amor, al matrimonio y a la familia. 

Fiel al Evangelio de Jesús, la Iglesia proclama que somos creados por amor, para amar y ser amados, y que nuestra vida se realiza plenamente si se vive en el amor de Dios. En fidelidad a los gestos y palabras de Cristo, sus discípulos anunciamos la alegría, grandeza y belleza del amor en el matrimonio y la familia; la relación entre el hombre y la mujer en el matrimonio refleja el amor divino de manera especial. En el plan de Dios, la familia se funda en la unión indisoluble entre un hombre y una mujer, quienes, en su mutua y total entrega en el amor, han de estar responsablemente y siempre abiertos a la vida y a la tarea de educar a sus hijos. Mediante el sacramento del matrimonio, los esposos quedan unidos por Dios y con su relación de esposos son signo eficaz del amor de Cristo, que ha dado su vida por la salvación del mundo. 

Acoger y anunciar hoy el Evangelio del matrimonio y de la familia no es fácil. Aunque la familia siga siendo una de las instituciones más valoradas socialmente, no tiene el apoyo legislativo, económico y mediático que se merece. En la exhortación apostólica Amoris laetitia, el papa Francisco nos invita a todos los cristianos a proponer de un modo renovado e ilusionante la belleza, la verdad y el bien del matrimonio y de la familia.

*Obispo de Segorbe-Castellón 

Compartir el artículo

stats