Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Serrano

PUNTO DE VISTA

Joaquín Serrano

Blanqueo comunista

En la segunda guerra mundial los demócratas liberales y la Rusia comunista de Stalin vencieron a los nazis. Los ganadores de cualquier guerra siempre son los buenos porque lo cuentan ellos y los perdedores son los malos. En este caso los nazis eran malísimos pero los comunistas también, de hecho habían hecho el Pacto Ribbentrop-Molotov.

Y así lo proclamó el Parlamento Europeo, que condenó los crímenes de ambos regímenes por igual en resolución del 19 de septiembre del 2019, reconociendo que ambos cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones. Destaca que los crímenes nazis fueron castigados en los juicios de Nuremberg, pero no los comunistas, que siguen pendientes de castigar. Insta a que se prohíban los grupos totalitarios. Sin embargo, aquí no solo no se prohíben los partidos comunistas sino que gobiernan, reparten prevendas y se financian de los presupuestos públicos.

Gente de Podemos o de Bildu se enorgullecen de ser comunistas y de paso separatistas, sin avergonzarse de lo que ocurre en los pocos países de tal cariz. Miseria, terror, opresión, tortura y asesinatos, con más de 100 millones de muertos a sus espaldas. Cada vez nos restringen más la libertad, desconocen los derechos fundamentales, jalean la violencia de los suyos, condenan e insultan a todos los demás.

Y Pedro Sánchez colabora con los que ensalzan el totalitarismo y los blanquea. Nadie normal haría un saludo nazi, no sería aceptable. Sin embargo, sí se levanta el puño cerrado, sin causar la indignación que debería a todos los que queremos vivir en democracia y libertad.

Notario y doctor en Derecho

Compartir el artículo

stats