Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cristina Fernández

LA CLAVE POLÍTICA

Cristina Fernández

Garzón y Agamenón

Una vez más, la cruda realidad. Spain is different y hay gente pa tó que dijo Rafael El Gallo cuando le presentaron al filósofo Ortega y Gasset. El año nuevo comienza con un ministro del gobierno de España, Alberto Garzón, atacando a su propio ministerio y al trabajo de decenas de miles de ganaderos. Digno de los Monty Python. Eso sí, a título personal, como si un exorcista lo hubiese expulsado de su cuerpo para hacer las declaraciones y luego lo hubiese devuelto a su cartera ministerial. Increíble lo que son capaces de inventar los fontaneros de Pedro Sánchez para salvar a sus socios de gobierno. Una broma lo de los pagos en diferido en la historia de los eufemismos. De traca.

El último año del ministro Garzón es digno de su tocayo de apellido...de juzgado de guardia. Como ministro de Consumo ha sido incapaz de frenar el aumento desbocado de los precios de la luz, el mismo que él criticaba cuando no formaba parte del gobierno. Fue en 2017 cuando Garzón, entonces en la oposición, tuiteaba lo siguiente: «Esta Navidad la luz tendrá un precio un 10% superior a la del año pasado. Miles de familias no podrán mantener sus casas a temperaturas adecuadas, lo que repercutirá gravemente en la salud de los que menos tienen. Ningún gobierno decente debería tolerarlo», dijo entonces el ahora ministro de Consumo. No hace falta añadir nada más. Bueno, que algunos nos preguntamos dónde ha quedado la decencia.

El sector ganadero representa un 36% de la producción final agraria a nivel nacional y en la Comunitat Valenciana un 19%. La provincia de Castellón no es una excepción a esta regla. Según datos de FEPAC-ASAJA, el sector agrario y ganadero mantiene 10.000 puestos de trabajo anuales en la provincia de Castellón. Eso sí es un verdadero caballo de batalla contra la despoblación. Me pregunto qué le parecerán al presidente provincial, José Martí, las palabras del ministro de un gobierno socialista contra el sector. Se lo pienso preguntar en el próximo pleno. La ganadería es un sector clave inmerso en una reconversión sin precedentes lograda a base de sangre, sudor y lágrimas. Miles de familias que no se merecen que un titiritero de la política venga a insultarles.

Progreso y riqueza

En Ciudadanos estamos y estaremos siempre defendiendo a nuestra ganadería, que tanto progreso y riqueza ha traído a nuestro mundo rural. Por eso no podemos pedir más que la reprobación del ministro, quien lejos de pedir perdón saca pecho consciente de que es su partido quien mantiene a Sánchez en la Moncloa. Por mucho menos se ha cesado a gente muy válida en otros departamentos. No por equivocarse en unas declaraciones, que hasta es comprensible, sino por persistir en el error y la chulería posterior. Así nos va. ¿Con qué autoridad moral se reunirá el señor Garzón con los representantes de la ganadería cuando haya un problema que solventar? ¿Les mirará a la cara y les dirá que su carne es de mala calidad? Lo dudo, porque un cobarde es siempre un cobarde y la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero.

Portavoz de Ciudadanos en la Diputación de Castellón y teniente alcaldesa de Benicàssim

Compartir el artículo

stats