Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Pallarés

La izquierda criminaliza a España

Ala izquierda parece que le molesta España y, por eso, no escatiman esfuerzos a la hora de imponer todo tipo de normas que vayan en contra de la personalidad y la esencia de nuestros pueblos. Que si los toros, que si la caza, que si el español… Todos aquellos elementos que, de una u otra manera, forman parte de nuestra forma de ser y sentir parecen molestar a la izquierda…

Y como ejemplo de ese odio visceral a España tenemos al ministro Garzón. Y es que, como dice un gran amigo mío, «ahora cualquiera puede ser ministro»… Pues sí, con Sánchez cualquiera puede ser ministro o director general. Garzón jamás soñó llegar tan alto ni el Gobierno de España caer tan bajo… Y es que el afán desmedido por el poder hacer extraños compañeros de escaño…

Hace tiempo Garzón se despachó a gusto contra el sector turístico español. Y ahora se atreve a poner en solfa el trabajo de los ganaderos españoles... En cualquier gobierno decente, Garzón estaría en la cola del paro, cobrando mil euros de subsidio, pero aquí gobierna el PSOE de Pedro Sánchez… y por eso el comunista Garzón sigue siendo ministro con un sueldo de 75.000 euros anuales. Y con esa nómina es más fácil defender los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua, países en los que la gente pasa hambre. Pero hambre de verdad.ambre de comida y hambre de justicia social.

La izquierda, con sus históricas e incomprensibles contradicciones, tiende a criminalizar a todos aquellos que generan riqueza y defienden la marca España. A la izquierda no le gustan los empresarios, esos que crean puestos de trabajo o, de manera altruista, regalan a la sanidad pública (gracias señor Amancio Ortega) la más moderna tecnología para luchar contra el cáncer… Por eso hoy nuestro sector azulejero no puede hacer frente a sus pedidos y muchas fábricas han tenido que parar hornos porque los gastos –cargados de impuestos-- son infinitamente más altos que los beneficios.

Y, ahora, Garzón pone a nuestro sector ganadero, muro de contención del despoblamiento de nuestros pueblos del interior, contra las cuerdas y se atreve a cuestionar la calidad de nuestra carne en la prensa internacional. Pero lo triste es que los españoles hemos visto tantas barbaridades de este Gobierno que ya no nos sorprende nada… H

*Alcalde de Sant Joan de Moró y diputado provincial

Compartir el artículo

stats