Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Begoña Carrasco

FIRMA INVITADA

Begoña Carrasco

Castellón quiere opinar y decidir

Los castellonenses tienen derecho a opinar, a ser escuchados y a que se ejecuten los proyectos a la manera que entiendan mejor para sus intereses generales. Y este principio, que a priori parece básico, es el que se está saltando día sí, día también, la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, y su equipo de gobierno de PSOE, Compromís y Podemos. ¿Acaso dudan de la capacidad de los vecinos de nuestra ciudad para opinar sobre su futuro?

Por sus hechos los conoceréis. Así han actuado en la reforma de la avenida Lidón, un procedimiento que está siendo cuestionado por la propia Unión Europea, hasta donde han acudido los residentes para pedir amparo. ¡Qué ironía! El mismo sistema se ha usado en la reforma de la plaza la Paz. Y pronto en la implantación del Castellón Central, a modo del Madrid Central de Manuela Carmena. Es decir, la peatonalización total y cierre al tráfico de todas las calles del corazón de Castellón: entre la calle Cerdán de Tallada (al norte); San Roque, Sanahuja, Gobernador, Guitarrista Tárrega y Casalduch (al este); Orfebres Santalínea (al sur) y rondas Mijares y Magdalena (al oeste).

Cambiará la movilidad

El proyecto cambiará la movilidad, las formas de consumo, la compra de vivienda, las relaciones sociales… Afectará a todo y a todos. Hasta 100.000 movimientos de vehículos se verán afectados, y 6.515 plazas de aparcamiento, entre públicas y privadas. Y quien traspase el anillo será sancionado a través de videocámaras. ¿Es o no es para que los castellonenses opinen? Por eso pedimos que PSOE, Compromís y Podemos abran un proceso de participación ciudadana. Los castellonenses tienen derecho a conocer estos planes y a opinar sobre ellos. Transparencia y democracia.

Portavoz del PP en el Ayuntamiento de Castellón

Compartir el artículo

stats