Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Hidalgo

La rueda

Carlos Hidalgo

Violencia sexual

Por desgracia, la agresión sexual en grupo es uno de los delitos que más ha crecido en los últimos años

El pasado fin de semana concluyeron las fiestas de San Pascual de la peor manera posible. En las inmediaciones del recinto de la marcha, una joven de 18 años fue presuntamente violada en grupo por cuatro jóvenes. Los agentes lograron detener a tres de los implicados, mientras que el cuarto agresor no ha podido ser arrestado al contar con menos de 14 años de edad, circunstancia que lo hace inimputable.

Este lamentable suceso ocurre solo unos días después desde que la Policía detuviera en Burjassot a cinco menores, por una supuesta violación grupal a una niña 12 años y otra individual a una amiga de la primera. Por desgracia, la agresión sexual en grupo es uno de los delitos que más ha crecido en los últimos años.

Dos de las causas que están detrás de este dato las encontramos en la falta de una educación sexual efectiva y en el comienzo cada vez más temprano de acceso al porno. Así, la Agencia Española de Protección de Datos asegura que la edad media de entrada a la pornografía se sitúa en los 9 años.

Naturalmente, a esa corta edad no existe la madurez suficiente para poder diferenciar la realidad de la ficción, por lo que el prototipo pornográfico, dominado por la cosificación de la mujer, se acaba convirtiendo en la inspiración, modelo y ejemplo que toman los jóvenes para llevar a cabo este tipo de delitos, normalizando lo que han visto reproducido muchas veces en sus pantallas.

Y, aunque parezca mentira, la culpabilización de la víctima es un fenómeno que se observa de una manera constante dentro de escenarios de violación, pues el 48% de las personas culpan a la víctima del suceso o justifican el acto por el motivo de ir bebido o drogado. Si no educamos a nuestros menores en cuestiones como el consentimiento, el afecto, el respeto y la libertad, no acabaremos jamás con la trágica lacra de la violencia sexual.

*Psicólogo clínico

(www.carloshidalgo.es)

Compartir el artículo

stats