Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teresa Zambudio

TRIBUNA SINDICAL

Teresa Zambudio

Sindicatos, con la acción ambiental y climática

Recientemente se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente bajo el lema Una sola Tierra, una consigna que pide cambios profundos en las políticas y en nuestras decisiones para lograr modos de vida más ecológicos y sostenibles, en armonía con la naturaleza.

En el momento actual, la triple crisis planetaria está poniendo en riesgo nuestra supervivencia en el planeta (el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, y la contaminación y los residuos).

Una sola Tierra fue el lema de la Conferencia de Estocolmo de 1972, en la que se acordó el establecimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y 50 años después el lema sigue siendo oportuno y necesario porque actualmente estamos utilizando el equivalente a 1,6 Tierras para mantener nuestro modo de vida por lo que estamos hipotecando el futuro de las próximas generaciones.

Desde un punto de vista económico, la diferencia entre lo que necesitamos gastar para adaptarnos a la nueva realidad climática y lo que realmente gastamos es cada vez mayor. Los costes estimados de la adaptación siguen aumentando y si no actuamos con ambición y realizamos cambios a gran escala podrían alcanzar los 280.000-500.000 millones de dólares anuales en 2050 sólo para los países en desarrollo.

Millones de trabajos en todo el mundo se encuentran afectados por el impacto del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación. Por eso, UGT tiene que estar en el centro de la acción ambiental y climática, participando en el cambio hacia una economía sostenible donde surgen y surgirán empleos verdes en diversos ámbitos como en transición energética, economía circular y gestión de residuos, agua y economía azul, producción limpia, movilidad sostenible, agricultura y ganadería ecológica, turismo sostenible, gestión de emergencias climáticas, educación y comunicación ambiental, nuevas estrategias urbanas, y conservación de ecosistemas.

Todos estos sectores son muy intensivos en puestos de trabajo, muchos de alta cualificación, verdes y de calidad, que ayudarán a impulsar el desarrollo rural y la diversificación de la economía local. Pero para maximizar las oportunidades es imprescindible que las Administraciones Públicas, las empresas y los sindicatos trabajen conjuntamente políticas y medidas a implantar.

Estas políticas, deben estar basadas en la transición justa. La transición ecológica de los sectores productivos no solo es posible, sino necesaria, no podemos seguir con el modelo productivo y económico actual que es totalmente insostenible y la única manera de que tenga éxito esta transformación, es que se haga bajo el paraguas de la transición justa, con justicia social, poniendo a las personas en el centro y sin dejar a nadie en el camino.

Para ello, contamos con una herramienta importante, los Convenios de Transición Justa. Para que dichos Convenios funcionen correctamente, deben sustentarse en el dialogo social, participando en todos los procesos, realizando el seguimiento de los compromisos acordados en los convenios y vigilando su cumplimiento.

Por último, desde UGT no podemos olvidarnos de todas las personas trabajadoras que se dedican, muchas veces en situaciones difíciles, peligrosas y precarias, a la protección del medio natural. Son unos héroes y unas heroínas que merecen todo nuestro reconocimiento y valoración. ¡Gracias!

Responsable de Salud Laboral UGT-PV Comarques de Castelló

Compartir el artículo

stats