Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Serrano

PUNTO DE VISTA

Joaquín Serrano

Justicia inversa

Quien comete un delito es un delincuente y quien lo sufre es una víctima, eso está claro. Se debe aplicar la ley y condenar al delincuente a la pena que corresponda. La realidad no es siempre tan fácil. Y determinados delitos deberían estar castigados con penas más duras. Los asesinos, terroristas, violadores y cualquiera que utilice la violencia, muchas veces no reciben el castigo que deberían. Desde luego los reincidentes, algunos con decenas de detenciones, se libran con demasiada facilidad. Y lo mismo ocurre con la rebaja de penas, así entre unas cosas y otras solo cumplen una mínima parte de la pena y salen a la calle cuando ni se han arrepentido ni se han rehabilitado. Mientras, las víctimas sufren las consecuencias físicas y psíquicas que a veces nunca superan y ya no hablamos de los muertos, esos no se recuperan.

Una vergüenza

Es una vergüenza que psicópatas reincidentes salgan con permisos o de manera definitiva y que se paseen delante de sus víctimas impunemente. O que algunos se rían de las fuerzas del orden y les provoquen porque saben que no les pasará nada. Las personas que sufren atentados, a las que les roban y además golpean, las violadas y todos los afectados por una experiencia tan traumática donde se vulnera su dignidad, su libertad y la justicia, no son compensados. Curiosamente los que dicen defender a las mujeres están en contra de incrementar las penas y de la prisión permanente revisable, que es de lo poco útil que se ha hecho en los últimos años. Basta de más derechos para los delincuentes que para las víctimas. Y justicia real ya.

Notario y doctor en Derecho

Compartir el artículo

stats