Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Susana Ros

LA RÚBRICA

Susana Ros

Un Pacto de Estado para avanzar

El PSOE mantiene desde siempre una lucha implacable contra la violencia machista con políticas que nos permitan combatir esta terrible realidad. La violencia de género mata cada año en el mundo a miles de mujeres, solo por el hecho de ser mujeres. Desde 2003 han sido asesinadas en España más de un millar y desde 2013 más de 300 niñas y niños han quedado huérfanos.

La violencia de género no tiene cabida en una democracia ni en la sociedad igualitaria a la que aspiramos y por la que trabajamos. Aunque algunos insisten en negar esta realidad, nuestra obligación como demócratas es combatir de manera contundente este fenómeno y proteger a las víctimas desde todos los ámbitos. Las mujeres, sus hijas e hijos, deben saber que no están solas. Deben confiar en el amparo y protección de las instituciones, para que caiga todo el peso de la ley sobre el maltratador y para que se les preste el apoyo que necesitan.

España cuenta con dos herramientas eficaces para luchar contra la violencia de género. La Ley Integral de 2004 y el Pacto de Estado de 2017 marcan una hoja de ruta política para que actúen conjuntamente todas las instituciones y la sociedad. El Pacto de Estado es un acuerdo político que comprometió a todas las fuerzas parlamentarias para definir unas medidas concretas orientadas a la prevención, atención y recuperación de las víctimas de violencia machista. El PP de Mariano Rajoy lo congeló, pero en 2018 el Gobierno de Pedro Sánchez impulsó la aplicación del Pacto de Estado y lo dotó económicamente de fondos para que no quedase en papel mojado. Se devolvieron a los Ayuntamientos sus competencias y se realizaron las reformas necesarias para su verdadera y real aplicación.

El Pacto de Estado ha demostrado en estos cinco años su eficacia y es ahora cuando debe ser evaluado y actualizado para que siga siendo un documento que responda a las nuevas formas en las que se manifiesta la violencia machista. Por ello, el Congreso de los Diputados ha aprobado recientemente la creación de una subcomisión para impulsar la renovación y continuidad del Pacto de Estado. Este será el mecanismo para realizar los trabajos de valoración y actualización, con participación y comparecencias de profesionales y de la sociedad civil, para aprobar nuevas medidas con el objetivo de lograr una España segura y libre de violencia machista.

Una forma de terrorismo

La violencia de género es el fenómeno más miserable de la condición humana, porque es una forma de terrorismo contra las mujeres. Negar esta realidad pone en riesgo su seguridad y su libertad, así como la vida de sus hijas e hijos. El discurso negacionista de la ultraderecha culpabiliza a las víctimas y alimenta la violencia de género. No reconocer que la violencia de género es una forma muy específica dentro de todas las clases de violencias es negar su existencia. Por eso el negacionismo resulta intolerable y constituye una nueva forma de fascismo a la que hay que combatir sin reparos. En esa batalla estamos las y los socialistas: en combatir con los elementos del Estado democrático y de derecho ese discurso fascista. Aquellas y aquellos que defienden teorías negacionistas están del lado de los maltratadores. Les seguiremos plantando cara.

Para el Partido Socialista es un objetivo prioritario construir una España segura para las mujeres. Para todos los poderes públicos y para toda la sociedad debe ser una prioridad mejorar la respuesta que ofrecemos para garantizar la seguridad, la libertad y la vida de las víctimas de violencia de género y de sus hijas e hijos. El PSOE está volcado en este objetivo. Por eso es imprescindible renovar el Pacto de Estado, dar cumplimiento y ampliación de sus medidas, ofrecer más educación, sensibilización y prevención, así como ayuda, protección y amparo a las víctimas, además de reparar el mal causado. Ese es el camino a seguir.

Quiero acabar con un mensaje positivo y de confianza. De la violencia de género se sale. Muchas mujeres lo han conseguido. Pero para ello se necesita que la sociedad repudie a los maltratadores, que la política proteja y repare a las mujeres, sus hijas e hijos, que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado actúen y que la justicia trabaje con perspectiva de género.

La España que quiere y desea el PSOE es una España que no cede en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, un país que las quiere vivas, libres e iguales.

Diputada PSOE por Castellón. Portavoz adjunta GPS. Secretaria contra la Violencia de Género PSPV-PSOE

Compartir el artículo

stats