Opinión | A QUEMARROPA

Sondeos y realidades

En los últimos días, se hizo público un sondeo según el cual el 56,9% del electorado español valora muy negativamente el acuerdo entre el sanchismo y el independentismo. Se trata del pacto de la indigencia intelectual, me atrevo a denominarlo yo.

Lo que más me sorprendió del citado estudio fue que un 24,3% lo ve con buenos ojos. ¡Un pasmoso 24,3%! Y si lo miramos por partidos, si lo segmentamos según la afinidad política, hasta un 43% de los votantes socialistas lo aprueba. Solo un 31% de los votantes del PSOE lo ve de forma negativa. Así pues, el sanchismo ha derrotado al socialismo. Esto es algo que se veía venir desde hace tiempo, pero que algunos no queríamos aceptar.

Estos números vienen a recordarnos que la sociedad es como es, y no como nos gustaría que fuera. Mienten aquellos que afirman que España, toda ella, sin fisuras, rechaza estos pactos. Y mienten aquellos que sin el menor rubor sentencian que el pueblo, la gente, los apoya. Cada uno ve la vida desde su perspectiva. Desde su posición. Desde sus zapatos. A mí me repugnan, como a gran parte de esa masa social que los rechaza.

Pero seamos realistas, no tiene por qué repugnarles a todos. A cada uno le sientan las cosas de una forma.

Al 97,6% de los votantes del PP y al 97,2% de los votantes de Vox les parece muy mal que el sanchismo haya llegado a un acuerdo con el universo de Waterloo.

Esto es lo más esperado de la citada encuesta. A casi todos los votantes de centroderecha les asquea el pacto, la investidura en sí misma y todo lo que se vaya a producir a partir de este punto.

Nada nuevo bajo el sol. España está dividida, como siempre ha estado.

Escritor